Dos parejas de mujeres y una de hombres, Cristo Elvira y Damián Suárez, fueron citados ayer en los juzgados de Telde supuestamente para recoger el visto bueno al matrimonio, pero, según publica el diario Canarias 7, en su lugar, recibieron una providencia del juez que les permite presentar alegaciones sobre la pertinencia de plantear una cuestión de inconstitucionalidad.

"Como un jarro de agua fría" sentó la comunicación a los dos chicos, porque de facto les "han parado el expediente para casarse" y el problema es que "puede tardar meses", según pudieron saber los jóvenes, que tendrán que esperar a lo que dicte el Tribunal Constitucional si el caso es elevado a esta instancia.

Según Canarias 7, el magistrado opina que la nueva ley contraviene el artículo 32.1 de la Constitución, que sólo habla de hombre y mujer al referirse a los matrimonios, además de los artículos 16.1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el 12 del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales, y el 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, detalla.

De plantear este juez la cuestión de inconstitucionalidad, sería el segundo magistrado de España en hacerlo. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Denia (Alicante), Laura Alabau, fue la primera en presentar una cuestión de inconstitucionalidad contra la Ley 13/2005, de 1 de julio, por la que se modificó el Código Civil para permitir el matrimonio entre homosexuales.

La magistrada, que planteó la cuestión de inconstitucionalidad el pasado jueves, defiende una posible incompatibilidad de la modificación del Código Civil con respecto a la Constitución española.

NOTICIAS RELACIONADAS: