La Unión Europea espera que la directiva comunitaria que prohíbe la publicidad del tabaco, que entra en vigor hoy y que fue aprobada en 2003, disminuya la prevalencia del tabaquismo hasta un 7%, tal y como ha pronosticado un estudio del Banco Mundial, y reduzca así el número de muertos relacionados con fumar, que en los Veinticinco asciende a 650.000 al año.

Los estados miembros de la UE  tienen hasta el 31 de julio para comunicar las medidas que han adoptado para poner en marcha esta normativa. Doce países han comunicado ya su medidas: Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Estonia, Italia, Letonia, Lituania, Malta , Holanda Eslovenia y Polonia. Aunque Finlandia, Portugal, Reino Unido e Irlanda no han informado todavía a Bruselas ya han aplicado "de facto" estas iniciativas.

España, en 2006

En el caso de España, y según declaró el secretario general de Sanidad, Fernando Lamata, la intención era volver a informar a la UE sobre su proyecto de ley del tabaco, cuyas medidas van más lejos que la citada directiva y colocan a España entre los países de vanguardia en la lucha contra el tabaquismo.

Así, el ministerio de Sanidad ya informó a la UE en febrero pasado de la existencia de su anteproyecto y de que incorpora todas las medidas de prohibición de publicidad contempladas en la directiva y que va mucho más allá porque prohíbe también la promoción de este producto y su consumo en lugares de trabajo y ocio.

Al incorporar más elementos, el Gobierno ha elegido un camino más amplio y en vez de tramitar estas medidas mediante un decreto de trasposición de la norma comunitaria ha elegido la vía del proyecto de ley, pendiente ahora de debate y votación en las Cortes, indicó Lamata.

Este es el motivo, añadió, por el que estas medidas entrarán en vigor cuando el Parlamento respalde esta norma y que podría entrar en vigor en enero de 2006.