Huawei abre una tienda atendida por robots en Wuhan para evitar contagios por el coronavirus

Los clientes eligen el producto desde una pantalla táctil en una cabina aislada.
Los clientes eligen el producto desde una pantalla táctil en una cabina aislada.
Huawei

Tarde o temprano se sabía que iba a llegar. El paso siguiente a las –ya muy habituales en las ciudades– máquinas expendedoras de todo tipo de bocadillos y hamburguesas, eran tiendas, directamente, manejadas por robots. Lo que no se podía barruntar es que fuera una enfermedad como el coronavirus la que acelerara la proliferación de estos establecimientos. 

De momento, Huawei ha dado el paso, y lo ha hecho en la zona cero: la marca china ha abierto en Wuhanuna tienda sin empleados, atendida por robots, para evitar contagios de la COVID-19.

Los clientes de esta tienda con tan modernos dependientes se meten en una cabina aislada, desde la que, a través de una pantalla táctil, tienen acceso a todo lo que esté en venta. Es un proceso muy similar al de cualquier compra online.

Una vez escogido, el cliente paga, por ejemplo, con el teléfono móvil, y, una vez efectuado dicho abono, un brazo robótico se encarga de coger la mercancía y situarla en un cajón. Este se abrirá y ahí estará para que el cliente se lo lleve. Se habrá completado la compra sin tener el mínimo contacto con personas y, por ende, sin riesgos de contraer el coronavirus de Wuhan.

En este establecimiento sólo se venden productos pequeños, el motivo es que ese brazo robótico tiene ciertas limitaciones de peso. Smartphones, auriculares, pulseras de actividad, smartwaches son algunos de los artículos de Huawei disponibles en su establecimiento atendido por robots.

Esta no es la primera medida que toma Huawei contra el coronavirus, antes de abrir la tienda sin empleados de Wuhan, desarrolló junto a la empresa Wanglong Intelligent una app que permite manejar ascensores desde el teléfono móvil, y así evitar el más mínimo contacto.

Las empresas tecnológicas toman medidas contra el coronavirus

No se sabe cuál puede ser el alcance (tanto en personas afectadas como en su perduración en el tiempo) del coronavirus. Su amenaza, obviamente, afecta a todo tipo de sectores: se aplazan pruebas deportivas, se cierran colegios y universidades, se pide a las empresas que apliquen el teletrabajo... Y el sector tecnológico no es una excepción.

Un buen ejemplo es el Mobile World Congress de Barcelona, que se suspendió ante la incesante caída de empresas en los días previos. No es el único evento relacionado con la tecnología cancelado por el virus. Y tampoco será el último.

Exagerado, o no, el coronavirus comienza a modificar hábitos y rutinas. Mientras, científicos y científicas de todo el mundo buscan una vacuna -y una explicación- que trate de atemperar sus efectos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento