Día Internacional de la Mujer: la reivindicación del derecho al tiempo libre

Mujer trabajadora
Una ejecutiva en una reunión de trabajo.
ODILON/GTRES

Una de las mayores reivindicaciones del movimiento feminista, y que constituye otro de los motivos de la manifestación del 8 de marzo, es la falta de corresponsabilidad, conciliación laboral y familiar.

Desde la Comisión 8M señalan que hacen falta "políticas equitativas" para garantizar un reparto justo de las tareas de los cuidados y el ámbito doméstico, y que faciliten el acceso de la mujer al mercado del trabajo sin que tenga que renunciar a otros intereses como el ocio y el bienestar. 

Las mujeres tienen menos tiempo libre que los hombres

Los cuidados y la responsabilidad del hogar es uno de los ámbitos donde las mujeres sufren una desigualdad debido a los roles de género asignados desde la infancia. En este sentido, una de las principales consecuencias es que se merma el bienestar social y la calidad de vida de las mujeres al no disponer de tiempo para si misma. 

La brecha de género también afecta al ocio. En el caso de España, un estudio elaborado en 2019 por ClosinGap reveló que las mujeres tienen 11,1 millones de horas menos al día de ocio en comparación con los hombres. La causa principal que detalla este estudio es la falta de conciliación en casa. 

El mismo informe señala que las mujeres tienen menos tiempo libre para el ocio, referido a cualquier tipo de actividad, que los hombres. En concreto, 1 hora y 37 minutos por día. 

Corresponsabilidad de los cuidados 

Las actividades vinculadas al trabajo doméstico como cocinar o limpiar, así como las relacionadas con el cuidado (hijos/as y personas mayores) están todavía más ligadas a las mujeres. Por eso es una de las reivindicaciones cada 8 de marzo del movimiento feminista. 

En muchas ocasiones las mujeres tienen que hacer frente a un coste de oportunidad ante la falta de conciliación laboral y familiar. En este sentido, resulta esencial fomentar desde la escuela prácticas basadas en la corresponsabilidad de los cuidados. La educación es un pilar fundamental para cambiar este aspecto social ligado a roles tradicionales. 

Desde las instituciones públicas, como el Instituto de la Mujer, así como desde organizaciones no lucrativas apoyan proyectos coeducativos que contribuyan a construir relaciones basadas en la igualdad y el respeto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento