El vino más caro del mundo nace en Hungría y cuesta 35.000 euros la botella

  • Sólo hay 20 botellas, diferentes entre sí y hasta los corchos fueron tallados a mano.
  • Podemos probar un tokaji húngaro sin gastar ese dineral: los hay por poco más de 20 euros.
El jugo de 200 kilos de uva alcanza sólo para dos botellas del Eszencia Magnum.
El jugo de 200 kilos de uva alcanza sólo para dos botellas del Eszencia Magnum.
Royal Tokaji

El vino más caro del mundo de producción actual nace en Hungría. Al este del país, en la región de Tokaj, se ha producido el Eszencia Magnum 2008, que salió a la venta el año pasado a un precio de 35.000 euros por unidad. Es un vino dulce, con bajo contenido de alcohol, en un envase de lujo de litro y medio.

Cuenta EFE que los vinos de la región de Tokaj, producidos desde hace unos tres siglos, cuentan con una característica única, ya que provienen de una uva que se deja en los racimos hasta convertirse casi en pasas, mientras que las ataca hongo llamado botrytis cinérea.

Estos granos, que ya han perdido gran parte de la humedad, son cosechados a mano grano a grano y después se colocan en contenedores donde el peso de la misma uva hace que se exprima gota a gota su esencia. Hagámonos una idea: de una tonelada de uva se ganan sólo unos 200 kilos de granos que pueden ser utilizados.

Royal Tokaji, la bodega que produce este carísimo vino, explica que el jugo que se exprime de esos 200 kilos de uva alcanza sólo para dos botellas del Eszencia Magnum. Se trata de un concentrado de uva, con un altísimo contenido de azúcares residuales, de hasta 500 gramos por litro y buenos equilibrios de ácidos que maduraron entre 3 y 10 años en los barriles de la bodega.

Neal Martin dice que este vino tiene potencial para aguantar tres siglos

Los Eszencia son unas de las clases de vino que se elaboran en la zona de Tokaj. Eszencia es el zumo de las uvas aszú, similar a un almíbar, que fluye naturalmente a través de las rejillas situadas en el fondo de las cubas donde se ponen las uvas durante la recolección.

Aunque se le describe a menudo, como es el caso del Eszencia Magnum 2008, como el vino más valioso del mundo, técnicamente no debe ser llamado vino, puesto que su enorme concentración de azúcar significa que su nivel de alcohol nunca ha superado los 5-6 grados.

20 botellas a 35.000 euros cada una

Ya desde finales de 2018, la prensa internacional y especializada comenzó a hablar de este vino como el más caro del mundo, después de organizar una primera degustación. Dice EFE que el británico Neal Martin, uno de los críticos de vino más influyentes, dijo entonces que el Eszencia Magnum de 2008 tiene potencial para aguantar durante tres siglos.

Producido de la cosecha de uvas de 2008 y embotellado una década más tarde, el Eszencia Magnum ha recibido un trato especial. Desde la botella, con un diseño en forma de una gota alargada, producto de un soplador de vidrio inglés que vive en Hungría.

La bodega Oremus en Tokaji (Hungría), propiedad de Vega Sicilia.
La bodega Oremus en Tokaji (Hungría), propiedad de Vega Sicilia.
VEGA SICILIA

Cada una de las 20 botellas que se han preparado son únicas y diferentes entre sí, hasta los corchos fueron tallados a mano. Las pocas unidades que se han vendido hasta ahora, al precio oficial de 35.000 euros, fueron adquiridas -entre otros- por compradores húngaros y chinos.

Pero podemos probar un tokaji sin gastar ese dineral. En España las buenas enotecas venden botellas de estos vinos húngaros por poco más de 20 euros. De hecho, los propietarios de la afamada bodega vallisoletana Vega Sicilia lo son también del tojaki Oremus. Su Oremus Mandolás Furmint Seco 2017 vale 20 euros y, para quien pueda, su Tokaji Oremus Eszencia 2008 supera los 300 euros (eso sí, en botella de 37,5 cl.)

Los afamados tokaji hungaros

Tokaji, que en húngaro significa "de Tokaj", se usa para referirse a los vinos de la región de Tokaj-Hegyalja en Hungría. Actualmente solo cuatro variedades de uva son permitidas para los vinos que lleven el nombre Tokaji.

Son Furmint, Hárslevelü, Sárgamuskotály y Zéta, un cruce de la Furmint con la variedad Bouvier. La variedad Furmint ocupa el 70% del área cultivada y es de lejos la uva más importante en la producción de los vinos aszú.

Sin embargo, la región produce una impresionante cantidad de diferentes vinos: vinos secos, Szamorodn, Aszú, Eszencia, Forditás, Máslás y otros vinos dulces.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento