La brecha fiscal entre comunidades: de no pagar nada... a pagar 100.000 euros por una misma herencia de un millón

  • Desde el Consejo General de Economistas insisten en que es "imprescindible" un nuevo sistema de financiación.
  • Cataluña, C. Valenciana y Extremadura tienen los impuestos más altos, frente a Madrid o Murcia que lideran por abajo.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
EFE

En un estado descentrazilado como es el español, el pago de impuestos, entre otros muchos aspectos, varía en función de la Comunidad Autónoma en la que se resida o en la que sucedan los hechos que implican este pago. Gracias a un estudio realizado por el Consejo General de Economistas, se pueden apreciar estas enormes diferencias de fiscalidad que existen entre, por ejemplo, Extremadura y la Comunidad de Madrid

En primer lugar, existe una diferencia entre los impuestos parcialmente transferidos, como el IRPF o el IVA, cuya recaudación ha seguido aumentando el pasado curso 2019, y aquellos que están transferidos totalmente, como Sucesiones, Patrimonio o Donaciones, que han disminuido.

Precisamente son este último tipo de impuestos donde existe una mayor diferencia dependiendo de la comunidad, como ocurre con el impuesto de Sucesiones, en el que en una situación de herencia exactamente igual, puedes llegar a pagar 100.000 euros si resides en Asturias, o no tener que abonar ni un euro, como ocurre en Andalucía o Galicia, según muestra el documento presentado los expertos economistas.

Impuesto de Sucesiones

Esta es sin duda una de las tasas que más controversia genera en la sociedad española, y es a menudo nombrada por políticos de distintas ideologías. 

La realidad que muestra el estudio es que existen diferencias abismales a la hora de recibir una herencia entre comunidades, que se han visto aumentadas tras algunas reformas llevadas a cabo por determinados gobiernos regionales como el canario. 

Para visualizarlo con un ejemplo, una ciudadana de Canarias, soltera, que hubiera heredado bienes por 800.000 euros, tendría que pagar actualmente alrededor de los 30.000 mil euros de impuesto. Sin embargo, si ocurre lo mismo en Asturias, la cantidad asciende a los 100.000 euros, mientras que si viviera en Galicia, Cantabria o Andalucía, no tendría que pagar nada

Si miramos otras regiones como la Comunidad de Madrid, Murcia o Extremadura, tan solo haría falta abonar 1.500 euros. Para Castilla y León, C. Valenciana y Aragón, la cantidad oscila entre los 55.000 y los 80.000 euros.

Impuesto de Donaciones

En este tipo de tasa las diferencias se incrementan, debido en parte a que, al contrario que sucede en las sucesiones, este impuesto se paga allí donde reside el receptor de la donación

A pesar de que los datos aportados por el estudio son algo desorbitados, sirven para ilustrar las diferencias existentes. Pongamos por ejemplo que un matrimonio decide donar 800.000 euros a cada una de sus tres hijas, que residen en Asturias, Andalucía y La Rioja. Para recibir esa generosa donación, la hija viviendo en Oviedo deberá pagar alrededor de 175.000 euros, la que reside en Granada tan solo 2.000 euros y la ciudadana de Logroño rondará los 50.000 euros. 

Impuesto de Patrimonio

Es el último impuesto en el que se resgistran grandes diferencias por regiones en España. La comunidad de Extremadura es la que lidera la lista de zonas donde más alto es este impuesto, siendo Madrid, Bizkaia o Álava donde menos se paga. 

Así, volviendo al ejemplo de los 800.000 euros pero esta vez en concepto de patrimonio de una persona, descontando 300.000 por la vivienda habitual en todas las regiones, les dejaría en cero euros en la capital y las provincias vascas citadas, mientras que se elevaría a los 1.200 euros en caso de residir en Aragón.

Para las grandes fortunas se registra la mayor diferencia, sobre todo entre Madrid y Extremadura, que puede llegar a ser de 420.000 euros para una persona que tenga un patrimonio de 15 millones de euros.

Plan de "armonización fiscal"

Para paliar estas enormes diferencias, fruto de la transferencia de impuestos a las comunidades, el Ministerio de Hacienda liderado por María Jesús Montero tiene un plan que verá previsiblemente la luz en otoño. En él, tratará de establecer una "armonización fiscal" entre todas las regiones para que, tanto las que tienen impuestos más altos como para los que tienen los más bajos, ajusten sus presupuestos y cedan, algo que no se plantea como un reto fácil.

El presidente del Consejo General de Economistas (CGE), Valentín Pich, ha señalado que la situación actual es de una "auténtica jungla", y aboga por una competencia fiscal "lo más transparente posible, que complique lo mínimo la vida al contribuyente y a la economía". 

Por último, Jesús Sanmartín, presidente del Registro de Asesores Fiscales (REAF), ha invitado a reflexionar sobre la conveniencia de la existencia de los impuestos de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio, mientras que Pich ve "extraña" esta última tasa, y acerca de Sucesiones, apuesta por avanzar a tipos reducidos y simplificados, a la vez que pide una armonización.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento