La entidad francesa BNP Paribas acordó, tras toda una jornada de negociaciones, comprar el 75% del banco Fortis en Bélgica y el 67% de la entidad en Luxemburgo. El Estado belga y el luxemburgués conservarán una minoría de bloqueo del 25% y del 33%, respectivamente, según informa la prensa belga.

BNP Paribas pagará la transacción en acciones. El Estado belga se quedará así con el 10% del banco francés, convirtiéndose así en su principal accionista por delante de Axa (que tiene el 5,63%), y Luxemburgo con el 1,4%. El valor de este 10% basado en la cotización del pasado viernes es de 6.500 millones de euros.

La nueva operación de salvamento era imprescindible después de que el Gobierno holandés decidiera el pasado viernes nacionalizar los activos de Fortis en Países Bajos, incluyendo su parte de ABN Amro, y sembrara dudas sobre la parte belga del banco.

Con la entrada de BNP Paribas, Bélgica evita tener que nacionalizar también totalmente su parte de Fortis, la otra opción que se barajaba para salvar al banco. BNP comprará también las divisiones de seguros e inversión.

El Gobierno belga rechazó la semana pasada la oferta de BNP Paribas por Fortis porque sólo quería pagar 1,6 euros por acción. El fracaso de la venta obligó a Bélgica a inyectar 4.700 millones de euros en Fortis a cambio del 49% de la propiedad.

La compra de Fortis permitirá a BNP Paribas reforzar su presencia en el mercado de Bélgica, en el que ahora tiene una escasa presencia.

Dexia e Hypo Real Estate

Por su parte, el banco franco-belga Dexia aseguró este domingo tras celebrar un consejo de administración que puede hacer frente a la degradación de las condiciones de mercado.

Dexia señaló que su exposición al banco hipotecario alemán Hypo Real Estate, que corre riesgo de quebrar, sólo tendrá un impacto "muy limitado" en la solvencia del grupo. Según el periódico económico flamenco De Tijd, esta exposición asciende a alrededor de 200 millones de euros.