Así es una necropsia: la prueba con la que se ha descubierto la primera muerte con coronavirus de España

Autopsia (profesor Poirier, París)
Autopsia (profesor Poirier, París)
Annie Stebler-Hopf / WIKIMEDIA COMMONS

Sanidad de la Comunidad Valenciana ha anunciado este martes la primera muerte por coronavirus detectada en España. Sin embargo, no se ha tratado de un fallecimiento reciente, sino que se trata de un deceso del pasado 13 de febrero.

Además, han explicado que el resultado se ha obtenido después de que el 27 de febrero Sanidad cambiase la definición de caso y decidiese realizar pruebas a los fallecidos por neumonía de etiología desconocida en los días previos.

Es decir, en este caso la presencia del coronavirus se ha detectado a través de una prueba post-mortem, una "necropsia". 

¿Qué es una necropsia?

Según la RAE, una autopsia o necropsia es cualquier tipo de exploración médica de un cadáver, con el fin de determinar la causa o alguna circunstancia de la muerte. Cabe destacar que, si bien esta institución define ambos términos como sinónimos, algunos médicos forenses establecen una distinción, según la cual la necropsia se refiere a la parte más externa del proceso ('ver' el cadáver, tomar muestras...) y la autopsia a la exploración concienzuda, implicando la apertura del cuerpo y sus cavidades.

En el caso del paciente fallecido por coronavirus, la Consellera de Sanidad Valenciana, Ana Barceló, ha empleado en concreto el término "necropsia".

Por otra parte, como calco del uso de ambos términos en inglés (autopsy y necropsy), a veces se establece otra distinción: el término autopsia se emplea en contexto médico (para humanos) y el término necropsia en contexto veterinario (para animales).

¿En qué consiste?

La necropsia (entendida en el sentido más amplio del término, como sinónimo de autopsia) es un proceso que se adapta a cada caso particular. Según su objetivo, se denomina forense (cuando su objetivo es esclarecer las circunstancias de una muerte en el contexto de una investigación policial) o clínica (si se realiza para entender procesos patológicos que condujeron a la muerte del sujeto). Esta última sería, obviamente, la categoría del paciente de coronavirus.

Esta prueba puede, además, implicar la exhumación del cadáver, si ha sido previamente sepultado.

Se trata de un procedimiento que se adapta a cada caso en particular, por lo que puede incluir una amplia variedad de procesos distintos; sin embargo, son comunes el análisis visual externo y la toma de fotografías, pruebas microbiológicas, toma de muestras y su posterior análisis y la disección.

Especialmente en el caso de las investigaciones criminales, puede implicar también el análisis de la postura en que el cuerpo es encontrado o el análisis del estado de los huesos, así como pruebas de ADN si el cuerpo es irreconocible.

También, en las autopsias forenses es muy común que un entomólogo forense elabore un estudio de los insectos y artrópodos que pueblan el cuerpo, lo que puede ayudar a determinar el momento de la muerte y posibles traslados del cadáver.

Necropsia en pacientes de coronavirus

Desde que el brote de coronavirus se extendió por China se han realizado varias necropsias clínicas a pacientes de coronavirus (cuya causa de muerte se conocía ya) con el fin de entender cómo afecta el virus al cuerpo humano.

Así, la primera de este tipo, publicada en el China Journal of Forensic Medicine y realizada sobre un paciente de 85 años de la provincia de Hubei demostró que, frente a la normalidad que presentaba el resto de órganos, el virus producía en los casos graves una elevada inflamación pulmonar.

El estudio concluyó que la patología del coronavirus es muy similar a la del SARS o el MERS, con un cuadro de neumonía (inflamación de los pulmones acompañada de fiebre alta, escalofríos, dolor intenso en el torso, tos y expectoración) en los casos severos.

Con todo, las necropsias que ha decidido Sanidad que se realicen sobre pacientes muertos por neumonías de origen desconocido no tienen en principio este fin de estudio patológico, sino más bien el de detectar la presencia del virus.

Según los protocolos publicados por el Ministerio de Sanidad, en esta situación tomarse una necropsia de pulmón, es decir, una pequeña muestra de tejido pulmonar, que posteriormente se analiza para confirmar la infección.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento