Las víctimas del metro de València pasan página "con el vaso medio lleno y la cabeza bien alta"

Miembros de la asociación cambiaron el lema de la pancarta de "cero responsables" a "FGV responsable".
Miembros de la asociación cambiaron el lema de "cero responsables" a "FGV responsable".
BIEL ALIÑO / EFE

Trece años y ocho meses después del fatídico accidente que segó 43 vidas y dejó a otras 47 personas heridas, las víctimas del metro de València han pasado este martes, aunque sea forma simbólica, un capítulo de su historia de sufrimiento. "Con el vaso medio lleno y la cabeza bien alta", como ha proclamado emocionado Enric Chulio, que presidió la Asociación de Víctimas del Metro del 3 de Julio (AVM3J) de 2006 en sus inicios, en la concentración 106, la última, celebrada esta tarde en la plaza de la Virgen.

El lugar no ha sido casual, como tampoco la escenografía, la misma que durante años repitieron, cada día 3, reclamando justicia, respuestas y la asunción de responsabilidades por parte de los directivos de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV).

Sin embargo, espoleados por el fallo judicial que condena a cuatro ex altos cargos de FGV por su responsabilidad a la hora de haber podido evitar el accidente, han mostrado su satisfacción, aunque a medias. Por ello, de forma simbólica, se han quitado las camisetas, "porque ya no nos representan", ha dicho la presidenta de la asociación, Rosa Garrote. El lema 43 muertos + 47 heridos = 0 responsables también ha sido modificado en la pancarta, donde FGV ha sustituido al cero.

Asistentes a la concentración.
Asistentes a la concentración.
20MINUTOS

Cientos de personas se han congregado en la plaza para mostrar su apoyo a las víctimas en su última concentración. Los asistentes han interrumpido en varias ocasiones con aplausos los discursos. Como en todas sus convocatorias, se han guardado cinco minutos de silencio en recuerdo de las víctimas mortales del accidente de metro del 3 de julio de 2006, el más grave de la historia de España.

A la convocatoria también han acudido representantes políticos, entre los que se encontraban, entre otros, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, o los alcaldes de València y Torrent, Joan Ribó y Jesús Ros. Se han colocado en un discreto segundo plano, a un lado, fuera de la pancarta, e incluso entre el público.

Garrote, emocionada durante su discurso, ha dado  las gracias a los miembros de la AVM3J. "Lo hemos logrado entre todos, ha sido un trabajo en equipo", ha manifestado. "Resistir habría sido imposible sin el respaldo del grupo humano" de la entidad, ha añadido.

Del mismo modo, ha tenido palabras de gratitud para la sociedad valenciana y, más en concreto, para quienes les han apoyado en sus manifestaciones y en sus reivindicaciones durante años.

En el capítulo de reproches, Garrote ha mencionado a la jueza instructora, Nieves Molina, quien archivó en varias ocasiones el caso y a quien la Audiencia Provincial enmendó la plana. "Me gustaría ver su cara" al comprobar que los cuatro exirectivos reconocieron su responsabilidad, ha afirmado Garrote.

También ha criticado la actitud de la entonces directora gerente de FGV, Marisa Gracia, de quien ha dicho que, aunque exonerada por la justicia, siempre será la máxima responsable de la gestión cuando sucedió el accidente de metro más grave de la historia de España.

Del mismo modo, se ha acordado de Isabel Bonig, presidenta del PP de la Comunitat Valenciana. "Dijo que hablaría cuando se pronunciara la justicia", le recordó. Bonig fue consellera de Infraestructuras de 2011 a 2015, un periodo durante el cual las víctimas del accidente del metro reclamaron con insistencia la asunción de responsabilidades por parte de la Generalitat, entonces comandada por el PP.

Garrote ha destacado, además, que se han acabado imponiendo, por vía judicial, las tesis que siempre defendió la asociación: que el accidente era evitable con medidas de prevención que no adoptaron los máximos responsables de Ferrocarrils y que la velocidad no fue el único factor decisivo para el descarrilamiento que se produjo aquel día veraniego de 2006 en la curva del túnel de la línea 1 a pocos metros de la estación de Jesús.

Las víctimas pasan una página, la de su lucha, una historia de coraje ciudadano. La que siempre les acompañará será la del recuerdo de sus familiares y amigos, que no llegaron aquel fatídico día a la estación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento