Una pareja denuncia ser víctima de una agresión homófoba en Astillero por parte de su vecino

Una pareja gay, residente en Astillero, ha denunciado ante la Guardia Civil haber sido víctima de una agresión homófoba por parte de su vecino, que, supuestamente, propinó un puñetazo y varias patadas a uno de ellos e insultó a ambos llamándoles "maricones de mierda".

Según se relata en la denuncia, presentada por el integrante de la pareja que recibió, presuntamente, el puñetazo y las patadas, los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado 22 de febrero en Astillero.

La supuesta agresión sucedió, según relata, se produjo cuando uno de los integrantes de la pareja estaba despidiéndose a la puerta de su casa de unos amigos que habían acudido a pasar una velada en su casa.

Ha relatado que estaba despidiéndose de sus amigos pero, "sin hablar en voz alta", cuando salió de casa su vecino de la puerta de al lado, acompañado de un perro ladrado.

El denunciante ha afirmado que el vecino -del que asegura desconocer su identidad porque no tenía con él-, "sin mediar palabra", se dirigió a él y le propinó un puñetazo en la cabeza, a la altura de la oreja derecha.

A consecuencia del puñetazo, el denunciante cayó al suelo, donde recibió varias patadas del vecino.

Relata que su pareja, que estaba dentro de casa, salió a auxiliarle, lo mismo que uno de los amigos que ya se estaba yendo y que volvió a subir para retirar al agresor.

Ha relatado que, entonces, el agresor se metió dentro de su casa mientras lanzaba "insultos homófobos", como "maricones de mierda".

Entonces, el denunciante y su acompañantes se metieron dentro de su casa y llamaron a la Guardia Civil, que acudió al lugar e identificó a las partes.

Además, en la denuncia, la víctima afirma que "teme" que la persona que le agredió "tome represalias" contra él o su pareja "por lo antecedentes del denunciado y su carácter violento y agresivo". En un comunicado remitido por ALEGA, se indica que este vecino ya "había agredido verbalmente con anterioridad por su orientación sexual".

El denunciante aporta un parte médico del Servicio de Urgencias del ambulatorio que señala que, como consecuencia de la agresión, padece hematomas, inflamación del oído y dolor de rodilla.

Desde ALEGA, asociación LGBTI de Cantabria, ha denunciado esta "realidad invisibilizada" a la que se enfrenta los integrantes de este colectivo por su orientación sexual, algo que, según señala, "solo prueba la situación de discriminación y vulnerabilidad en la que se encuentra".

Por ello, considera "necesario establecer mecanismos que prevengan y combatan este tipo de delitos de odio". Por ello, "urgen" la aprobación de la Ley LGTBI de Cantabria que sea "consciente de la realidad delcolectivo" y que "aborde las circunstancias y obstáculos" a los que debe enfrentarse las personas LGTBI.

Reclama así una "ley que combata las agresiones, los delitos de odio, y el discurso que les acompaña, a la par que garantice una situación de igualdad real y efectiva para todas las personas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento