El Instituto San Roque de Badajoz pone en marcha un proyecto pionero de instalación fovoltaica para autoconsumo

El Instituto San Roque de la ciudad de Badajoz ha puesto en marcha un proyecto pionero de instalación fovoltaica para autoconsumo, consistente en la instalación de paneles fotovoltaicos en la cubierta del edificio que supondrán un ahorro anual de unos 1.700 euros y de las emisiones equivalentes a un viaje entre Badajoz y Madrid con un coche de gasoil 120 veces.
El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara
El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara
EUROPA PRESS

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha inaugurado esta iniciativa englobada en el proyecto europeo Idercexa, en el que también participa la Dirección General de Arquitectura y Calidad de la Edificación, en un acto en el que ha estado acompañado de las consejeras de Educación y Empleo, Esther Gutiérrez, y de Movilidad, Transporte y Vivienda, Leire Iglesias, y en el que ha avanzado que se va a replicar en los IES Emérita Augusta de Mérida y el García Téllez de Cáceres.

También han participado el director del instituto, Isaac José Buzo; el coordinador del proyecto Juan Pablo Cacereño, y los alumnos José Antonio Torres y Cristina Calvo, que han dado a conocer los pormenores de este proyecto que ha requerido un estudio previo del consumo del propio instituto o el diseño de los planos de la instalación por parte de los alumnos de Eficiencia y Energía Solar Térmica, en la que han contado con la colaboración del ciclo de Fabricación y Montaje en la realización de algunas de las piezas.

Juan Pablo Cacereño ha puntualizado a su vez que este proyecto pretende luchar contra el cambio climático y la dependencia energética y que, entre sus motivaciones, se sitúan el potencial solar de la región, el ahorro energético y económico, la calidad de la formación con una instalación "real actual" y dar respuesta a un mercado "en auge" como el de las fotovoltaicas, a la vez que se promociona el uso de las energías renovables y se fomenta la formación profesional.

Seguidamente, ha precisado que llevan trabajando aproximadamente desde octubre en pruebas y que tienen tres tipos de instalaciones, una fija, otra con inclinación variable y otra con seguimiento este-oeste, así como que hasta el momento en la fase experimental han producido energía suficiente para que 20 hogares medios la consuman durante un mes, 5,6 megavatios por hora, al tiempo que han ahorrado más de 2.250 kilos de CO2 a la atmósfera y casi 500 euros de ahorro directo en la factura eléctrica, sin contar el tema de la compensación.

En un año esperan autoconsumir un 20 por ciento del consumo del instituto, producir 17 megavatios por ahora al año y ahorrar emisiones equivalentes a un viaje entre Badajoz y Madrid de un coche de gasoil 120 veces, de manera que ha cifrado el ahorro económico en unos 1.700 euros anuales y sobre lo cual ha trasladado a Vara que uno de los "puntos fuertes" de este proyecto que se lleva a cabo "íntegramente" con los alumnos es su replicabilidad en otros centros educativos o en edificios públicos.

UN PEQUEÑO PASO CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Por su parte, el director del IES San Roque ha explicado que han querido inaugurar oficialmente esta instalación, surgida de un proyecto de innovación en el que llevan trabajando varios años, con la presencia de los alumnos de ciclos formativos de grado superior implicados en el mismo y los de ESO y Bachillerato, a los que ha recordado que el curso pasado algunos viernes hicieron jornadas de huelga en los 'viernes por el futuro' o 'por el clima'.

Así y aunque este proyecto no es consecuencia directa de dichos días, ha dicho, el alumnado debe saber que se trata de "un pequeño paso" para evitar las emisiones de gases de efecto invernadero y una "pequeña contribución" a la lucha contra el cambio climático en la que deben ser "conscientes" de que, desde su ámbito, se pueden hacer "pequeñas actuaciones para cambiar el mundo".

PROYECTO CARGADO DE SIMBOLISMOS

Finalmente, ha intervenido Fernández Vara, quien ha destacado en primer lugar que cuando hace cinco años decidió unir en una consejería Educación y Empleo lo hizo "absolutamente convencido de que era una apuesta necesariamente ganadora" y que está dando y dará "buenos resultados", tras lo cual ha defendido que este proyecto del Instituto San Roque "está cargado de simbolismos" y todos ellos con efectivos "positivos", como la lucha contra el cambio climático.

En este contexto, ha apuntillado que a finales de este año el Ejecutivo autonómico aprobará en Extremadura el Plan Integrado de Energía y Clima, que pretenden que sea la "herramienta para generar el 20 por ciento de toda la energía renovable que se produzca en España".

"Tenemos como objetivo que en el año 2030 en Extremadura se produzcan no menos de 10.000 megavatios de energías renovables", ha detallado Vara, fundamentalmente en un porcentaje del 85 por ciento fotovoltaicas y el 15 por ciento restante de biomasa, termosolar y eólica, al tiempo que ha abundado en que dicha apuesta atraerá empleo y que, por eso, "apostar" por la formación profesional "hoy día" y en este tipo de sectores "son apuestas ganadoras".

CARÁCTER DOCENTE Y EXPERIMENTAL

Cabe destacar que los paneles fotovoltaicos para autoconsumo instalados en el IES San Roque son de 10 kilovatios de potencia y que, a través de este programa que tiene un carácter docente y experimental, el centro educativo cubre en torno a un 20 por ciento de su consumo diario de energía.

Para que este proyecto sea una realidad, la Junta de Extremadura ha invertido casi 23.000 euros, según señala el Ejecutivo autonómico, que ha agregado que siguiendo el ejemplo y el modelo del IES San Roque de Badajoz, que ha instalado placas fotovoltaicas en su cubierta para enseñar a su alumnado del ciclo formativo de Formación Profesional de Grado Superior de Eficiencia Energética y Energía Solar Técnica, va a replicar el modelo y el ejemplo de este instituto en los otros dos centros educativos que cuentan con ciclos formativos de la familia de la Energía y el Agua (ENA).

Se trata del IES Emérita Augusta, de Mérida, que cuenta con el ciclo formativo de Grado Superior en Eficiencia Energética y Energía Solar Térmica, y el IES Javier García Téllez, de Cáceres, donde se imparte el ciclo formativo de Grado Superior de Energías Renovables.

Para llevar esto a cabo, explican las mismas fuentes, la Consejería de Movilidad, Transporte y Vivienda y la Consejería de Educación y Empleo van a colaborar en un proyecto conjunto en el que invertirán unos 50.000 euros. La previsión es que la instalación esté ya lista para funcionar y para que el alumnado pueda aprender en su propio centro su funcionamiento y comprobar los resultados de ahorro y eficiencia energética ya el próximo curso 2020-2021.

Además, el alumnado tendrá la posibilidad de realizar prácticas educativas en instalaciones del Centro de Innovación y Calidad de la Edificación -Edea-CICE-, ubicado en Cáceres, gracias al programa LIFE, de la Unión Europea.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento