Un grupo de niños se rapa el pelo en solidaridad con su amigo enfermo de leucemia "para que no se sienta solo"

Un niño afectado de cáncer en el Hospital Niño Jesús (Madrid).
Un niño afectado de cáncer en el Hospital Niño Jesús (Madrid).
ARCHIVO

David, un niño de 11 años que sufre leucemia, ha experimentado el cariño y aprecio por parte de sus amigos del colegio que, en solidaridad con él, han decidido raparse la cabeza "para que no se sienta solo". 

Los siete compañeros acudieron a la peluquería junto con David, pero no solo para acompañarle a que se cortara el pelo tras las sesiones de quimioterapia que están provocando su caída, sino para realizar un acto de solidaridad, cariño y amistad que quedará en la memoria del pequeño de 11 años para siempre: raparse el pelo "para que vea que no pasa nada", cuenta su amigo Noah a un periodista de 'Onda Cero'.

Víctor va a sexto de primaria y dice entre risas que, "aunque se siente mucho frío", no está disgustado con su nuevo peinado. "Nos lo cortamos por una gran razón", asegura Martín convencido. Pablo, por su lado, cuenta que en cuanto lo propuso a sus padres, "les pareció una buena idea porque la verdad es que es una causa preciosa, porque es un amigo... y para que no se sienta solo".

Un buen acto desencadena otro buen acto, o al menos esto ha demostrado esta historia. En cuanto el grupo de niños de entre 11 y 12 años llegó a la peluquería y explicó la razón por la cual querían raparse, los peluqueros, emocionados por la empatía de los pequeños, decidieron no cobrarles.  

"Cómo les voy a cobrar, si el que tiene que pagar soy yo por esto, esto es un espectáculo para mí", ha declarado emocionado a la emisora uno de los peluqueros, que ha terminado dejándose rapar el pelo por el periodista que le entrevistaba, contagiado por el espíritu de amistad que presenció ese día. 

"No estás solo"

A la hora de cortarse el pelo, algunos se mostraron más dudosos que otros o con más "tensión", pero finalmente salieron todos del establecimiento con el corazón más lleno, conscientes de quehabían aportado su granito de arena como amigos de David. Los padres de estos pequeños, tremendamente orgullosos, aseguran que, aunque en un principió les sorprendió la decisión de los niños, están contentos.

Ahora, David está hospitalizado mientras recibe el tratamiento por la leucemia y ha querido agradecer este acto a sus amigos regalándoles a cada uno un muñeco 'Babypelón' de juegaterapia. 

"Estamos aquí esperándole en el colegio"

Desde la calle donde está su colegio, sus amigos de toda la vida le dedican palabras de ánimo para que vuelva pronto. "Estamos aquí esperándole en el colegio. Que siga así, animándose, que va a superarlo", dice uno de los niños. "No estás solo", declara otro. "Tengo muchas ganas de que vuelva para verle todos los días", confiesa un tercero. 

Sin duda, un ejemplo de amistad que sorprende sobretodo por la edad de los pequeños, que saben que, aunque no puedan ayudar a David a superar la enfermedad, pueden contribuir haciendo que su amigo se sienta arropado y querido, algo que indudablemente han conseguido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento