¿Por qué el hielo seco provocó la muerte de tres personas en la fiesta de la influencer rusa?

La fiesta de Ekaterina Didenko que acabó en tragedia tras usar hielo seco.
La fiesta de Ekaterina Didenko que acabó en tragedia tras usar hielo seco.
Youtube

El pasado viernes 28 de febrero, una conocida influencer de origen ruso, Ekaterina Didenko, celebró su 29 cumpleaños. Durante la celebración, ella y los invitados tiraron unos 30 kilogramos de hielo seco en una piscina para crear un efecto de humo. Esto acabó con 3 muertes y 7 personas intoxicadas y con quemaduras químicas.

¿Qué es el hielo seco?

El hielo seco, también conocido como nieve carbónica, está formado por Dióxido de Carbono (CO2) en estado sólido, a una temperatura de -78ºC. 

Una de sus principales características es que sublina, es decir, que cambia de estado sólido a gaseoso sin pasar por el estado líquido. Otro de los datos curiosos sobre esta sustancia es que es un 270% más frío que el hielo producido con agua. 

Es incoloro, inodoro y estéril, por lo que no produce residuos ni mancha. También es bactereostático, lo que quiere decir que no produce la muerte de bacterias pero sí que impide su reproducción. 

El hielo seco puede adquirirse de forma fácil, ya que hay webs como, por ejemplo, la empresa Muy Frío que lo venden y lo distribuyen por peso, desde los 50 euros por 5 kilogramos de hielo seco hasta unos 140 euros por 30 kilogramos. 

¿Qué peligros tiene el hielo seco? 

En un principio, el hielo seco no es tóxico ni inflamable, aunque un mal uso del mismo y en contacto con la piel o los ojos puede causar daño a las personas o animales.

Uno de los peligros que presenta es la intoxicación por la acumulación de dióxido de carbono. Acumular el hielo seco en un lugar cerrado puede dar lugar a estas concentraciones de CO2 que provocan suboxigenación en el ambiente con efecto mortal para las personas o animales.

Además, el CO2 líquido puede dar lugar dar lugar a síntomas de congelamiento como entumecimiento, quemaduras en la piel, ardor o picazón. En casos graves puede provocar ampollas, necrosis o gangrena. 

En cuanto a los ojos, el hielo seco puede causar congelamiento del ojo u otros daños ocularse permanentes, llegando a producir ceguera. 

Recomendaciones para manipular hielo seco

Desde la web Muy Frío, dedicada a la venta de hielo seco, recomiendan, en primer lugar, evitar el contacto del hielo seco con los ojos y la piel. Para manipular esta sustancia, es necesario el uso de guantes. 

Otra de las más importantes recomendaciones es que no se almacene en lugares poco ventilados para evitar la concentración en el aire de CO2. Tampoco hay que almacenarlo en recipientes herméticos. Así, debe ser empleado en lugares con ventilación. 

Además, no debe depositarse en suelos laminados o cerámicos, tiene que estar fuera del alcance de los niños y no puede ser ingerido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento