El PSOE no teme que Puigdemont frene la ‘mesa de diálogo’: “Cuanto más chillen contra ella, más útil puede ser”

  • Narbona se refiere a él como "una persona fugada de la justicia que tiene que irse a 40 kilómetros de la frontera para dar su opinión".
  • Aseguran que Macron mostró su "repulsa" por el apoyo de su partido a Puigdemont  y piden el apoyo del PP a la 'mesa'
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha asegurado este lunes que el acto llevado a cabo por el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Perpiñán no va a modificar un ápice lo que está acordado en la mesa de diálogo y ha dejado claro que dicha mesa es ya una realidad. "Si es evidente que hay quienes no quieren que haya diálogo, y en esto entran tanto quienes tienen una postura radical desde el independentismo como aquellos que creen que no hay que hablar con los partidos independentistas, cuanto más intenten poner obstáculos y zancadillas más fuerte será la importancia del diálogo en el que queremos seguir trabajando", ha señalado Narbona tras la Comisión Ejecutiva Federal de los socialistas.
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha asegurado este lunes que el acto llevado a cabo por el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Perpiñán no va a modificar un ápice lo que está acordado en la mesa de diálogo y ha dejado claro que dicha mesa es ya una realidad. "Si es evidente que hay quienes no quieren que haya diálogo, y en esto entran tanto quienes tienen una postura radical desde el independentismo como aquellos que creen que no hay que hablar con los partidos independentistas, cuanto más intenten poner obstáculos y zancadillas más fuerte será la importancia del diálogo en el que queremos seguir trabajando", ha señalado Narbona tras la Comisión Ejecutiva Federal de los socialistas.
La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ha asegurado este lunes que el acto llevado a cabo por el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Perpiñán no va a modificar un ápice lo que está acordado en la mesa de diálogo y ha dejado claro que dicha mesa es ya una realidad. "Si es evidente que hay quienes no quieren que haya diálogo, y en esto entran tanto quienes tienen una postura radical desde el independentismo como aquellos que creen que no hay que hablar con los partidos independentistas, cuanto más intenten poner obstáculos y zancadillas más fuerte será la importancia del diálogo en el que queremos seguir trabajando", ha señalado Narbona tras la Comisión Ejecutiva Federal de los socialistas.

Dos días después de la multitudinaria convocatoria del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Perpiñán, el PSOE ha ratificado este lunes su confianza en que la ‘mesa de diálogo’ abierta con los independentistas, aunque “con lentitud”, terminará dando frutos, a pesar de las arenga en contra que se escucharon este fin de semana en la localidad francesa.

“Cuanto más chillen algunos contra la mesa, más útil puede ser. Si es evidente que no hay quien quiere la mesa de diálogo, cuanto más se intente poner obstáculos y zancadillas, más importante será el diálogo entre los que seguimos querer negociando”, ha afirmado la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, que ha recordado que la ‘mesa de diálogo’ es fruto de un acuerdo entre su partido y el ERC en la que “se ha querido” que forme parte JxCAT, el partido de Puigdemont.

A pesar de las “discrepancias” dentro del independentismo, Narbona ha subrayado que tanto JxCAT como ERC acordaron la semana pasada con el Gobierno central un comunicado conjunto al término de la primera reunión que la consideró “positiva” y fijó un calendario para celebrar reuniones mensuales y semestrales, en este caso con los presidentes, Pedro Sánchez y Quim Torra.

El PSOE no oculta la importancia de que Puigdemont fuera capaz de congregar a más de 100.000 personas en Perpñán el sábado, pero este lunes ha menospreciado el impacto de sus palabras porque ni él ni su exconsellera de Educación, Clara Posantí, forman parte de la ‘mesa’. Por el contrario, el expresident tiene allí a personas de su confianza que, a ojos del PSOE, en la reunión con el Gobierno mostraron una actitud muy distinta a la que se vio en la ciudad francesa.

“Que haya manifestaciones por parte de una persona fugada de la justicia, que tiene que irse a 40 kilómetros de la frontera española para dar su opinión, serán sus opiniones, pero no son las que se están dando en la ‘mesa de diálogo’”, ha advertido Narbona.

Sobre la afirmación de Posantí de que la ‘mesa de diálogo’ es un “engaño”, para Narbona queda “claro” que la exconsellera “no comparte la valoración de quienes han formado parte de la primera ‘mesa de diálogo’”. “La ‘mesa’ no es ningún engaño, por eso hay una declaración conjunta de ambas partes valorando positivamente el inicio de ese diálogo”.

Repulsa de Macron

El PP reaccionó el sábado pasado al mitin de Puigdemont en Perpiñán y al apoyo que recibió allí por parte del candidato de En Marche a la alcaldía reclamando a este partido en la Asamblea Nacional y al partido del presidente francés, Emmanuel Macron, una desautorización.

En este sentido, Narbona ha señalado que ni el PSOE ni el Gobierno de Pedro Sánchez pidieron ninguna explicación porque “fuentes del Gobierno de Macron hicieron público su desacuerdo inmediatamente, su repulsa por el apoyo que las autoridade locales de Perpiñán habían prestado a este acto”.

Sánchez pide de nuevo el apoyo del PP

“El Gobierno del señor Macron en todo momento está apoyando el esfuerzo del presidente Pedro Sánchez para llevar adelante la resolución de un conflicto como es con el independentismo de Cataluña”, ha dicho Narbona, que un día más ha vuelto a pedir el apoyo del PP a un diálogo con el Govern que ha asegurado que se hará “en el marco de la ley, de la Constitución”, a pesar de que en el comunicado conjunto solo aparece la “seguridad jurídica”, que para los independentistas no excluye la celebración de un referendum de independencia.

“Tenemos que volver a reclamar la corresponsabilidad con los partidos de la derecha, pero muy en particular con el PP, que ha gobernado nuestro país los últimos 10 años y ha visto cómo se multiplicaba los votantes independentistas”, ha demandado.

Para el PSOE, el partido de Pablo Casado “debería dejar de lado el intento de crispación, de conflicto permanente y ayudar a que podamos transitar en el marco de la ley, de la Constitución, pero estableciendo cauces para el diálogo con la Generalitat de Cataluña”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento