Netta, ganadora de Eurovisión 2018, aconseja a Blas Cantó: "Da las gracias y vuelve a escribir tu música enseguida"

  • La cantante también ha vuelto a defender que 'Toy', el tema con el que ganó el certamen, "no es una copia o un robo".
La cantante israelí Netta, ganadora de Eurovisión 2018.
La cantante israelí Netta, ganadora de Eurovisión 2018.
EFE

"No necesito tus problemas, no soy Ricky Lake", le espeta Netta a quienes se acercan en busca de recetas mágicas sobre cómo conseguir confianza, algo que a la ganadora de Eurovisión 2018 le ha costado años de "errores y aciertos" en un proceso "de aprendizaje y aceptación" en el que aún anda inmersa.

"Antes solía pensar que había cosas que seguro que no era y luego resultó que sí. Por ejemplo, nunca pensé que sería una estrella del pop. Empecé haciendo jazz y luego pasé a la música alternativa, pero nunca creí que me subiría a un escenario con bailarines. Para mí eso era trabajo sucio, pero aquí estamos solo cuatro años después", comenta no como autocrítica.

En el año y medio transcurrido desde su primera visita a España tras su victoria en Eurovisión, la israelí Netta Barzilai (Hod HaSharon, 1993) ha recorrido el mundo "de arriba a abajo" en busca de su propia voz y de gente con la que colaborar para encontrarla.

"Aún no lo he hecho. Probablemente llevará mucho tiempo, pero ahora acepto ese proceso", afirma esta artista que se define como tan "perfeccionista" que, de las "75 canciones completas" que ha escrito para el que ha de ser su primer álbum, "solo" le han satisfecho completamente tres.

Es por eso, explica, que ha tardado casi 11 meses en volver a sacar una canción a la calle después de Eurovisión. "Estaba en shock. Aquello me dio un pase de oro a Europa, pero durante mucho tiempo estuve a la sombra del tema. Era una canción tan fuerte que casi me dejó atascada en ese mensaje y en ese sonido", confiesa.

Es por eso que a Blas Cantó, el que será el representante español en Eurovisión 2020 (si el coronavirus no trastoca su celebración), le aconsejaba esta semana a su paso por Madrid que intente retomar las riendas de su carrera lo más rápido posible tras el festival.

"Hay que abrazar la experiencia, dar las gracias y volver a escribir música enseguida. Es como estrellarse con el coche: hay que volver a ponerse al volante rápidamente después de ello", resume, antes de considerar que la principal baza del español en Róterdam será su "solidez como intérprete en el escenario".

Su lucha contra el 'body shaming'

Una de las canciones que sí han colmado sus elevadas dosis de autoexigencia se la inspiró una reciente estancia en Los Ángeles, "el lugar más plástico de la tierra".

"Publiqué una foto en traje de baño y la gente me escribía diciéndome que era 'valiente', me preguntaban que cómo conseguía tanta confianza en mí misma", rememora la israelí, que emprendió hace tiempo una cruzada contra el "body shaming" que mantiene en su actual sencillo, Ricky Lake.

El título alude a la que fuera protagonista de la película Hairspray y estrella de los talk shows americanos cuando Netta era una adolescente, programas a los que acudía "gente de la calle a que les resolvieran sus problemas cotidianos".

"Hoy por hoy intentamos con tantas fuerzas ser algo que no somos... ¿Cuánta gente vive obsesionada con el trasero de Kim Kardashian o con ser tan cool como Billie Eilish? Se usan filtros y ángulos que no muestran quiénes somos realmente en las redes sociales, donde siempre aparecemos felices. Es un fraude y de eso va la canción. Porque el problema no son ellas. El problema somos nosotros, pensando que no somos suficiente", reflexiona.

En este corte bailable con arreglos e instrumentación que apelan a la cultura musical judía de Netta, le recuerda a la gente que nadie puede decir cómo dirigir tu vida, algo que también ella ha tenido que asimilar.

"Es el lugar en el que estoy ahora mismo con mi música. Durante mucho tiempo escuché a otras personas, pero en estos momentos pienso que nadie va a decirme cómo vivir mi vida", asevera.

Netta mantiene otra afirmación con igual rotundidad. "Toy no es una copia o un robo. No dudé de ello ni un minuto", insiste la artista tras la resolución judicial que obligó a sus compositores a reconocer a Jack White como coautor del tema por el parecido con su archiconocido Seven Nation Army.

"En el origen de la creación de la canción yo no estaba allí. La escogió un comité para mí, pero le estoy muy agradecida porque me llevó adonde estoy. Cuando escuché la canción de Jack White, no percibí esas similitudes y, de haberlas, se limitaban a una parte minúscula. Me apena que un 50% de los beneficios vayan para él, sobre todo porque los autores hicieron una gran trabajo", añade.

Con la vista al frente, Netta se dispone a lanzar en mayo un nuevo tema que "no se parece a nada que haya hecho hasta ahora". "Es un pedazo de mi corazón, algo serio", anticipa, con una sonrisa en el rostro y la decisión firme de editar pronto su primer disco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento