Accidente Spanair Barajas
Restos de uno de los motores del avión siniestrado. EFE

Spanair no siguió las recomendaciones de Boeing en la última avería que sufrió el MD-82, el vuelo JK-5022 que se estrelló en Barajas el 20 de agosto y en el que murieron 154 personas, según informa el diario El Mundo.

Un componente falló cinco veces en menos de 48 horas
El técnico de mantenimiento que se encargó de diagnosticar la última avería del aparato aisló el problema detectado desconectando el fusible, pero no realizó una evaluación promenoraziada del resto de los sistemas relacionados con el mecanimo que falló, como recomienda el fabricante, Boeing, en el manual que facilita a la aerolínea.

Además existiría otro manual del fabricante, que explica los equipos mínimos con los que puede volar una aeronave, que advierte que se debe revisar otros sistemas cuando falle el 'Ram Air Temperatura' (RAT).

El técnico acató los protocolos de la aerolínea

Los técnicos que revisaron el avión, consultaron el manual de mantenimientos de Spanair que no incluye ningún procedimiento a seguir para arreglar un recalentamiento en la sonda de temperatura. La persona encargada acató los protocolos establecidos por la aerolínea.

Siempre según la versión de ese medio, el problema es que el calentador de la sonda del RAT falló cinco veces en menos de 48 horas, según consta en el sumario del caso, pero nadie se percató de consultar el libro que explica los procedimientos a seguir con los fallos relacionados con este sistema.