El documental ‘El hombre que diseñó España’ le hace justicia a Cruz Novillo

  • Andrea G. Bermejo y Miguel Larraya dirigen un filme sobre la trayectoria del diseñador, que se estrenó en salas comerciales el viernes.
  • Suyos son algunos de los mejores carteles del cine español, para Elías Querejeta, Carlos Saura o Víctor Erice.
Cruz Novillo
José María Cruz Novillo en 'El hombre que diseñó España'.
LLANERO FILMS

Su nombre es desconocido para casi todos los españoles, pero no su trabajo. Del ingenio de José María Cruz Novillo (Cuenca, 1936) han salido logotipos que tenemos integrados en nuestra vida cotidiana, como los de Correos, Renfe o Repsol y el puño y la rosa del PSOE; también, el uniforme de la policía.

Con la intención de subsanar esta injusta falta de conocimiento y reconocimiento, la periodista Andrea G. Bermejo (jefa de redacción de ‘Cinemanía’) y el guionista y realizador Miguel Larraya (director también de ‘Todo el mundo lo sabe’, 2014) estrenaron el viernes en cines su documental ‘El hombre que diseñó España’.

Con seis décadas de trayectoria y aún en activo, Cruz Novillo es Premio Nacional y miembro de la Real Academia de Bellas Artes y “hay mucha admiración y una devoción genuina hacia él en el mundo del diseño”, explica Andrea G. Bermejo. Después de haber enseñado su documental en algunos festivales y en encuentros profesionales de ese campo, se ha encontrado con “cierta sensación de que por fin se ha hecho justicia con él”.

A su paso por el encuentro de diseño Transferencias 2020, en Málaga, “llamó la atención que hayan sido dos personas ajenas al sector y a la administración” quienes han saldado la deuda pendiente, reconoce la codirectora. El hombre que diseño España se ha podido ver también en la Seminci de Valladolid, en el Abycine de Albacete, en la Semana de Cine de Cuenca (lugar de origen del protagonista) y en la Cineteca de Madrid, con motivo de la exposición Cruz Novillo de cine  que le dedicaron este otoño en Matadero.

Un Cruz Novillo en el bolsillo

“El diseño no está muy reconocido en España en general. Vas por la calle y no te planteas que el buzón lo ha ideado alguien”, refrenda Andrea G. Bermejo. Paradójicamente, salvo los que hayan nacido con el euro implantado, “todos hemos llevado un Cruz Novillo en el bolsillo sin darnos cuenta, porque él diseñó incluso los billetes de pesetas de la serie de escritores de 1978”.

Cómo no, la extraordinaria historia de Cruz Novillo llegó hasta Andrea por medio del séptimo arte. “Hacía una serie de reportajes en Cinemanía sobre los oficios del cine: guionistas, diseñadores de vestuario… Cuando llevaba tres años, me puse con los cartelistas de cine y fue la primera vez que oí hablar de Cruz Novillo”, confiesa. “¡Cómo puede ser! Un hombre que ha diseñado carteles para ‘El espíritu de la colmena’, ‘El sur’, ‘Cría cuervos’... para alguien que se dedica a escribir sobre cine es bastante bochornoso reconocer que no sabía quién era”, admite.

Carteles de Cruz Novillo
Dos de sus famosos carteles de cine.
CRUZ NOVILLO

“Di con un correo y escribí pensando que no me iban a responder. Pero me contestó su hijo, que también es su socio, y me invitó a que fuera al estudio a verles”, recuerda la periodista. Cuando lo conoció, le conquistó “su carisma y su peculiar sentido del humor, muy personal. Tiene una visión muy poética y muy filosófica del arte, del diseño, de la vida… y de todo”, cuenta.

Con ese entusiasmo, volvió a casa y se lo contó a su pareja, Miguel Larraya, con la intención de montar una exposición de sus carteles de cine. “Me parecía increíble que no se hubiera hecho ya”, reflexiona, porque “tiene 80, entre ellos los de todas las película de Querejeta, que en el mundo del cine es el productor de autores por antonomasia”.

En cambio Larraya, que es realizador, lo vio claro desde el principio: “Bueno, ese hombre ha diseñado España, esto tiene un documental”, le dijo a Andrea. Y así nació el sugerente título (que, por cierto, a Cruz Novillo le encanta) y empezó, hace cinco años, una aventura que culmina ahora con el estreno de El hombre que diseñó España en pantalla grande. Además, el 29 de abril se celebrará un pase especial en la sede de la Academia de Cine en Madrid.

Un paleto muy cosmopolita

“Me convertí de la noche a la mañana en un paleto muy cosmopolita”. Son palabras del diseñador, que cuenta como se vio, recién llegado a Madrid desde Motilla del Palancar (Cuenca) para trabajar en una agencia de publicidad, dando el salto a Nueva York. Formó parte de la delegación encargada de poner imagen a la presencia de España en la exposición universal que se celebraba en Estados Unidos.

En esa época, el mundo de la publicidad en la ciudad estadounidense era como lo refleja la serie ‘Mad Men’, en una comparación del propio diseñador. Al amparo de sus envidiados rascacielos, la vida cultural florecía en unas calles donde Cruz Novillo supo empaparse de una estética que en España no se había visto nunca.

Este hecho trascendental para su trayectoria vital y profesional lo narra en primera persona en el documental. “Esa experiencia, que fue muy formativa, le cambió la vida”, asegura Andrea G. Bermejo. Eso explica por qué Cruz Novillo “siempre fue un poco por delante de las demandas de la sociedad española de ese momento, en pleno franquismo. Por eso, cuando en la Transición se empiezan a necesitar imágenes más modernas para instituciones, bancos, empresas privadas… él está el primero de la lista, porque se ha adelantado a todo con su estética”.

"Siempre fue un poco por delante de las demandas de la sociedad española"

“También él tiene una personalidad muy curiosa e inquieta y, después de Nueva York, se sigue formando y sigue leyendo todas esas revistas que llegan desde Alemania de las que siempre habla, que entonces eran muy modernas”, continúa la codirectora. Por eso, su estilo es “muy distinto” al de sus compañeros en la agencia. Aunque -como casi todos- venía de la pintura, evolucionó rápidamente hacia un diseño “esquemático y más geométrico”, que es lo que configura “ese estilo visual tan reconocible”.

Un diseñador para la nueva España

Desde el punto de vista de la periodista, “él dibuja una España nueva a través de los diseños que le encargan. Como el logo del PSOE, un partido que acababa de salir de la clandestinidad”, entre otros muchos trabajos que aparecen recogidos en el documental.

Han conseguido testimonios de dos de sus clientes más ilustres: Alfonso Guerra y Joaquín Leguina, que le encargó diseñar la bandera de la Comunidad de Madrid. “Le acusaron de ser comunista, y él dice: ‘¡Pero si es el rojo de Castilla!’”, se ríe Andrea.

Logos de Cruz Novillo
Algunos de los logotipos diseñados por Cruz Novillo.
CORTESÍA DE LLANERO FILMS

Quizás su mayor hito fue reinventar la imagen de los agentes de seguridad, que ya no podían ser más ‘los grises’ ni ‘los maderos’. “¡Les cambió el uniforme!”, destaca, recordando divertida como Cruz Novillo descartó el gris y el marrón -que le parecía como de república bananera- para dar paso al característico azul marino de la Policía Nacional que, aunque ahora nos sorprenda, no siempre vistió de ese color, mucho más serio y europeo.

El reto de dar con las imágenes de archivo

El mayor reto a la hora de armar el documental ha sido conseguir las imágenes de archivo: “Había un reportaje de La 2 de TVE y cosas sueltas. Nuestra intención ha sido reflejar, a través del trabajo de Cruz Novillo, cómo ha cambiado España estéticamente”, detalla. Para eso, necesitaban “imágenes de archivo de la época, documentales y de películas” y eso es “muy caro” para un proyecto con un presupuesto humilde.

Al final, ha sido casi “lo más interesante del proceso creativo”, porque su perspicacia ha hecho que “esa necesidad se terminara convirtiendo en una virtud”. Bermejo y Larraya han tenido que buscarse la vida y “acudir a otras fuentes”, descartando el recurrente NO-DO.

“Muchas de las imágenes las encontramos en el Archivo Prelinger, que está libre de derechos. Tenían unos documentales sobre España en la época del franquismo pero desde la perspectiva estadounidense, mucho más crítica”, revela.

Además de un par de películas “del catálogo de Cerezo, que tiene todas las de Querejeta”, El hombre que diseñó España cuenta con bastantes escenas propiedad de Estela Films, “la productora más longeva de la historia de España, que ahora la lleva el nieto del fundador”.

“Todas esas imágenes nos servían para contar ese paso del blanco y negro al color y la modernización”,

En su poder está buena parte de “la historia de nuestro cine” y, según Andrea, “ha sido generosísimo y nos ha cedido muchísimo material”. Por ejemplo, secuencias de ‘Moros y cristianos’ (1987) de Berlanga; o de ‘Topical Spanish’ (1970), la única película de Ramón Masats, en la que sus famosas fotografías de curas jugando al fútbol cobran vida milagrosamente. “Todas esas imágenes nos servían para contar ese paso del blanco y negro al color y la modernización”, resume Bermejo.

Sus pinitos en el cine

Otro de los cortes que figuran es obra de Querejeta, que “le quería meter siempre en sus películas y lo intentó en Las secretas intenciones (1970). Al final el protagonista fue Trintignant, que hace de diseñador”, como “un álter ego de Cruz Novillo; el estudio que aparece sí era de verdad el suyo”. “Cuando le preguntas por qué no se animó a actuar contesta que porque le pagaban poco”, recuerda Andrea entre carcajadas.

No se negó a ponerle imagen a todos sus títulos. "Él siempre habla de su faceta de cartelista como una consecuencia de su amistad con Querejeta. El contacto fue Borau, que era compañero suyo en la agencia Clarín. Cruz Novillo cuenta que él veraneaba en Ibiza y siempre se tenía que venir una semana antes para hacerle el cartel a Querejeta. Dice: ‘He sido cartelista de cine durante toda mi vida, una semana al año’. ¡Y al final hizo ochenta así!”.

Aquellos carteles viajaron a algunos de los festivales más prestigiosos de Europa. “Son muy distintos a todo lo que se hacía en ese momento -opina Andrea-, como lo era ese nuevo cine español que estaba haciendo ya Querejeta, rupturista, más moderno. Coincidió con un cierto intento de apertura, aun dentro del franquismo”.

Cruz Novillo y el arte

Tal vez la faceta más desconocida de Cruz Novillo sea la artística, aunque en estos últimos años ha empezado a recoger frutos. “Todo lo que ha ganado como diseñador se lo ha gastado como artista”, observa con humor la codirectora. Parece que ahora “se le está empezando a valorar más”: su obra estuvo expuesta el pasado fin de semana en ARCO.

“Él pintaba de antes. Ha desarrollado su carrera artística en paralelo al diseño durante toda la vida. Está presente desde el principio, empieza haciendo combinaciones de cuadrados, de frutas en distintos bodegones, de los lados de un triángulo…”. Ese germen culmina en su ‘Opus 14’, obra cumbre de Cruz Novillo que está colgada online y se basa en todas las combinaciones posibles de las 12 notas musicales.

De toda su carrera, Andrea G. Bermejo escogería “un diseño que ya empieza a ser arquitectura y arte: la fachada del Instituto Nacional de Estadística, en Madrid”. En el documental, sirve como “punto de inflexión de su carrera de diseñador a la de artista”. Para ella, “en ese trabajo está reunido el talento de Cruz Novillo diseñando logos muy potentes con la elevadísima capacidad conceptual que tiene como artista”.

Sede del Instituto Nacional de Estadística (INE)
Sede del Instituto Nacional de Estadística, con fachada de Cruz Novillo.
CRUZ NOVILLO

Lo justifica: “Es una escultura y es una fotografía hiperrealista de datos estadísticos de España: el PIB, el número de hombres y de mujeres... ¡Cuántas veces pasamos por delante y ni siquiera nos enteramos! Con ese sistema de colores y de números que también son notas musicales, se podría tocar la fachada del INE al piano”, hace ver. También sirve como resumen de la esencia de Cruz Novillo: “Ese talento plástico tan rompedor, que hay gente a la que no le gusta pero siempre llama la atención. Luego escarbas un poco y está todo eso detrás”.

Como colofón al trabajo de cinco años, el documental El hombre que diseñó España ya ha logrado su primer premio: el cartel lo ha diseñado Cruz Novillo, partiendo del que hizo para Ana y los lobos (1973), de Elías Querejeta. Los créditos de la película pasan mientras suena una canción que le viene como anillo al dedo: Hay un hombre en España, de los catalanes Astrud. No podía ser otra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento