Meghan Markle, enfadada con la reina Isabel II por los obstáculos que ha puesto a su 'Megxit'

La Reina Isabel II junto a la esposa de su nieto Harry, Meghan Markle.
La Reina Isabel II junto a la esposa de su nieto Harry, Meghan Markle.
GTRES

Comienza la cuenta atrás en Reino Unido: apenas queda un mes para que los duques de Sussex abandonen, de forma oficial, sus derechos y deberes como miembros senior de la familia real británica. El próximo 31 de marzo será el último día en la agenda monárquica de Harry y Meghan Markle, y también, de su hijo Archie, con el que la pareja ya comenzó a dejar ver sus intenciones al decidir que no ostentará ningún título.

Fue a principios de este año cuando los duques de Sussex anunciaron que iban a dar un paso atrás como miembros de la realeza británica, una determinación causada, según la BBC, por la difícil adaptación de la exactriz a la familia y por la constante exposición a los medios, de los que Markle aseguró saber que le destrozarían la vida. Esta decisión disgustó, desde un primer momento, a la reina Isabel II, a pesar de que su nieto aseguró que, aunque tanto él como su pareja iban a trabajar para ser financieramente independientes, seguirían apoyando a la monarca.

A pesar de su molestia, Isabel II respeta la decisión de la pareja, aunque les ha impuesto una serie de exigencias para consumar el 'Megxit' (como popularmente se conoce a la salida de ambos de la familia real británica). Unas peticiones que no han sentando nada bien a la duquesa, entre las que se incluye la prohibición de usar la marca royals, a partir de ahora. 

La respuesta de Harry y Meghan

Por su parte, y tras conocer la decisión de la monarca, los duques de Sussex emitían un comunicado donde mostraban su desacuerdo. En él, afirmaban acatar la decisión, pero aseguraban haber recibido un trato injusto como miembros de los Windsor y declaraban que el término royal no pertenece a Isabel II. 

Además, y según declaraciones al Daily Mail de una persona cercana a la exactriz de Suits, Meghan ha confesado que "si alguien debería sentirse insultado, deberían ser ellos. Nunca tuvieron la intención de capitalizar la palabra real, e insinuar que de alguna manera estaban abusando de sus privilegios es absurdo", ha declarado la fuente.

Como recoge el medio británico, la duquesa piensa que las restricciones impuestas por la reina son una venganza por querer ser independientes y también, según el círculo íntimo de la pareja, están infundadas por una tercera persona: "Ella cree que la reina estaba bajo presión porque Harry es su nieto favorito y otros no pueden soportar eso", aseguran.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento