R.E.M., impecables en Madrid

  • Los de Georgia hicieron gala de un sonido perfecto, y Michael Stipe, de su buena voz, interpretando temas nuevos y muchos otros de su carrera.
  • Cerca de 11.000 personas los escucharon en Las Ventas.
  • "Tenemos que volver a los putos Estados Unidos", clamó Stipe.
Michael Stipe durante el concierto que R.E.M. ofreció ayer en Madrid.
Michael Stipe durante el concierto que R.E.M. ofreció ayer en Madrid.
VÍCTOR LERENA / EFE

Eran casi las 22 h. cuando Michael Stipe, Peter Buck y Mike Mills se presentaron ante las casi 11.000 personas que los esperaban en la madrileña plaza de toros de Las Ventas. Quedó claro que los fans de R.E.M. superan los 30 años pero no llegan a los 40.

Hace menos de 12 meses, Stipe nos aseguró, durante una entrevista en la que le trasladamos las inquietudes de nuestros lectores, que le gusta "teatralizar" las actuaciones y que conocía "exactamente dos palabras en español". Pues bien, anoche pudimos comprobar que él se puede permitir prescindir de teatralizaciones y que ha ampliado su vocabulario en castellano.

Ayer el líder de R.E.M. no necesitó ningún tipo de maquillaje -aunque alabó el que llevaba alguien del público-, para convencer a la audiencia. Le bastaron

un sonido impecable, una voz en plena forma y, por supuesto, la calidad de sus canciones.

El repertorio de su último trabajo,
Accelerate, se limitó a cuatro temas:
Supernatural Superserious, Man Size Wreath, Living Well Is the Best Revenge y
Horse to Water. Casi huelga decir que consiguieron que el público se emocionara, entre otros, con
What's the Frequency, Kenneth?, que apenas se hizo esperar,
Imitation of Life y
Man on the Moon.
"Odiamos a nuestro gobierno"

En varias ocasiones Stipe se bajó del escenario, como cuando cantaba Losing my Religion e It's the End of the World as We Know It (And I Feel Fine), que dedicó a Miguel Bosé. Si no por eso, a alguien de los que habían conseguido situarse en primera fila el esfuerzo le valió la pena cuando le tiró la armónica que tocó al interpretar Bad Day.

Pero la interacción con el público no se limitó a eso. Stipe bromeó con sus seguidores preguntándoles si habían asistido antes a algún concierto de R.E.M. "Yo voy a levantar la mano [con los que no] porque en realidad nunca he asistido a un concierto de R.E.M.", dijo. También se apuntó, tras preguntarlo, al carro de los nacidos después de 1975, los menos: "porque me conservo muy bien", dijo entre risas.

En dos ocasiones incluso pidió ayuda. En primer lugar, para apoyar a Amnistía Internacional, pero también porque la gira europea toca a su fin y tienen que regresar "a los putos Estados Unidos" ("We've gotta go back to the fucking USA, help us!", clamó). La explicación la había dado antes: "We hate our government" ("Odiamos a nuestro gobierno").

Con una divertida interpretación de I Wanna Be Your Dog, de Iggy Pop & The Stooges, los R.E.M. se despidieron dos horas después del público madrileño. "We'll see you very soon!" ("¡Nos veremos muy pronto!"), dijo Stipe. ¿Y su dominio del español? "All right, sois de puta madre".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento