Un joven ejemplar de oso negro abrió la puerta de un establecimiento de comida rápida de la ciudad de Kitimat, al oeste de Canadá, como cualquier otro cliente. Después de olfatear los ingredientes de los bocadillos, se marchó sin comer nada, dejando boquiabierta a la empleada.

Vi que se abría la puerta y había un oso negro

Roberta Branton acababa de abrir el restaurante Subway donde trabaja y estaba en la cocina cuando alzó la vista y vio en el monitor de seguridad que su primer cliente era nada menos que un oso, según publica Yahoo! Noticias.

"Vi que se abría la puerta y había un oso negro", contó a la cadena de televisión CBC. Las cámaras del restaurante registraron todos los movimientos del joven animal.

Como un cliente más

En las imágenes difundidas por CBC, se ve al animal abriendo la puerta del establecimiento, subiendo al mostrador y olisqueando la selección de ingredientes que se usan para la confección de los bocadillos.

El animal acercó su hocico a la cocina

El animal también acercó su hocico a la cocina, a unos metros de los baños donde Branton se encerró y telefoneó a su familia. Luego, el oso salió sin comer nada, empujando nuevamente la puerta con una de sus patas.

La aventura terminó mal para el plantígrado, ya que la Policía lo mató temiendo un posible regreso.