Críticas a Sánchez por el trato de jefe de Estado que dio a Torra en su reunión: "Es la foto de la rendición del Gobierno"

Pedro Sánchez conversa con Quim Torra a su llegada a la primera reunión de la mesa de diálogo.
Sánchez conversa con Quim Torra a su llegada a la primera reunión de la mesa de diálogo.
EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, otorgó este miércoles honores de jefe de Estado al presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el primer encuentro de la 'mesa de diálogo' que mantuvieron en La Moncloa ambos ejecutivos para abordar la crisis de Cataluña. 

Entre las concesiones que hizo Sánchez se encuentran la cesión de la sala principal para la rueda de prensa -se trata de la sala en la que comparecen los jefes de Estado y primeros ministros de los países extranjeros- y la colocación de las banderas española y catalana. 

"La mesa de diálogo es la foto de la rendición del Gobierno. Y tiene un precedente, cuando Sánchez fue recibido por Torra como un dirigente extranjero. Con estas dos fotos humillan a España y se humillan a sí mismos", ha criticado la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, que ha considerado que este encuentro deja claro que hay una "fusión nuclear entre el socialismo y nacionalismo". "No es más que un ejemplo de "absorción del PSOE por parte del nacionalismo", ha anadido. 

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha asegurado este jueves que la reunión mantenida a entre el Gobierno central y el catalán fue una "partida de tahúres" y que se puso de manifiesto con ella "la rendición de la dignidad" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

"Ayer se produjo rendición de la dignidad de Sánchez como presidente del Gobierno", ha indicado a su llegada al primer congreso nacional de la Sociedad Civil en el Casino de Alcalá, donde ha incidido en que el encuentro "es la escenificación de que Sánchez está dispuesto a todo con tal de permanecer en la Presidencia del Gobierno incluso".

Por ello está "dispuesto a reunirse con un delincuente como Quim Torra y a rendirle honores de jefe de Estado". "Mi curiosidad es si Sánchez le preguntó a Torra cómo se sentía con una bestia tarada, que es como nos definió a los españoles", ha lanzado. 

El presidente de VOX, Santiago Abascal, por otra parte, ha calificado el encuentro de "ilegítimo" e "ilegal". "Un presidente mentiroso recibiendo y legitimando a un presidente inhabilitado por los tribunales. La foto de la deslealtad máxima", ha criticado en las redes sociales. 

Desde Ciudadanos, su portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, ha asegurado que con esa negociación “Sánchez regala a Torra una foto para vender el independentismo en el extranjero”. “Es una mesa del chantaje que supone una humillación a la que Sánchez somete a España”, ha opinado. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento