Rocío Flores se negó a cumplir su pena y optó por seis meses de libertad vigilada

Rocío Flores en el plató de 'GH VIP 7'.
Rocío Flores en el plató de 'GH VIP 7'.
Sergio R. Moreno / GTRES

Rocío Flores Carrasco fue condenada por el Juzgado de Menores n.º 4 de Madrid en el otoño de 2013 por "un delito de maltrato habitual, un delito de maltrato, una falta continuada de amenazas y una fata continuada de injurias" contra su madre, Rocío Carrasco.

Tal y como informa Vanitatis, la joven, que en aquel momento era menor de edad, fue condenada por ese hecho puntual, que se refiere a lo acontecido el 27 de julio de 2012 en la casa familiar, cuando la hija golpeó en repetidas ocasiones a la madre y cuyo desencadenante fue supuestamente la ruptura total de la relación por ambas partes.

Según la misma información, aunque su padre, Antonio David Flores, recurrió en nombre de la menor, por lo que la causa se elevó a la Audiencia Provincial de Madrid, el organismo decide desestimar el recurso y confirmar el relato de hechos que sirvió de base a la condena de Rocío Flores, que tuvo que acatar la sentencia.

Sin embargo, el día 5 de octubre de ese año, padre e hija se personan en la Agencia de la Comunidad de Madrid para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor y comunican una negativa formal a que Rocío cumpla la pena, por lo que la joven opta por cumplir otra alternativa de seis meses de libertad vigilada, una medida en la que "se ha de hacer un seguimiento de la actividad de la persona sometida a la misma y de su asistencia a la escuela, al centro de formación profesional o al lugar de trabajo, según los casos, procurando ayudar a aquella a superar los factores que determinaron la infracción cometida".

Un periodo que, según la misma información, que publica los dos documentos oficiales publicados por el citado organismo en aquella fecha, arrancó el 5 de octubre de 2103 y acabó el 2 abril de 2014.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento