Sánchez y Torra acuerdan reuniones mensuales para abordar una "solución política" sin mencionar la Constitución

  • El Gobierno rechaza la autodeterminación que plantea Torra pero se abre a negociar un régimen fiscal especial.
  • Los acuerdos de la ‘mesa’ "se formularán en el marco de la seguridad jurídica", sin citar la Constitución.
  • Montero "confía" en que el arranque de la ‘mesa’ facilite aprobar los Presupuestos pero Torra no lo aclara.
Comienza la mesa de diálogo para Cataluña con Sánchez y Torra a la cabeza.
Comienza la mesa de diálogo para Cataluña con Sánchez y Torra a la cabeza.
CHEMA MOYA / EFE
La Generalitat y el Govern se reunirán mensualmente y alternativamente en Madrid y Barcelona.

El diálogo político que han iniciado este miércoles el Gobierno y la Generalitat en la 'mesa de diálogo' sobre la crisis de Cataluña tendrá continuidad, a pesar de que el Pedro Sánchez ha vuelto a rechazar las reivindicaciones que, como se esperaba, Quim Torra ha planteado sobre autodeterminación o amnistía. En una rueda de prensa al término del encuentro, Torra ha asegurado no tener una “respuesta del Estado”, pero la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha indicado que "hemos sido muy claros" al apuntar que son "elementos de los que no podemos empezar a hablar".

No ha sido Torra el único que seguirá hablando a pesar de que los cauces del diálogo no vayan por donde él quiere. Este miércoles ya se han vislumbrado también renuncias por parte del Gobierno de Sánchez. 

Para empezar, porque como ya es la norma en sus tratos con el Govern, en el comunicado pactado ha vuelto a estar ausente la palabra "Constitución". Se ha sustituido de nuevo por el "marco de seguridad jurídica" al que deberán ceñirse los eventuales acuerdos de la ‘mesa’. 

Además, Sánchez ha accedido a retirar buena parte de su "agenda del reencuentro" de la ‘mesa de diálogo’, tal y como le exigieron los independentistas a principios de febrero y Torra ha reiterado este miércoles. "La delegación española ha querido poner sobre la mesa temas sectoriales que sin duda son muy importantes pero hemos insistido en que hay otros cauces para dialogar",ha explicado Torra.

Como consecuencia, en breve volverá a reunirse la comisión bilateral Estado-Cataluña, que tratará temas relativos a inversiones, Mossos o Cercanías. Para la ‘mesa’ quedarán, como quería el Govern, cuestiones de más peso político. Fuentes del Gobierno apuntaron que podrían ser cuestiones relativas a financiación o un nuevo régimen fiscal que, como ya se ofreció al expresidente Artur Mas, Sánchez propuso a Torra.

Reuniones mensales

En todo caso, las dos partes seguirán negociando, tal y como era el deseo del Gobierno como del Govern. "Que cada uno sea capaz de abandonar posiciones de máximos", ha dicho Montero. Torra ha asegurado que "no nos levantaremos de la ‘mesa’", en la que también ha planteado la figura del relator y el "exilio", en referencia a los políticos huidos.

Los dos gobiernos han llegado a la reunión constitutiva de la 'mesa de diálogo' con posiciones muy distancias, según habían reconocido ambas con anterioridad. Al final de un encuentro de tres horas no se han limado, pero al menos existe la disposición de los dos gobiernos de seguir hablando, de manera mensual a partir de ahora, alternas en Madrid y Barcelona, en las sedes de los respectivos gobiernos.

Según lo acordado este miércoles, Sánchez y Torra no participarán en estos encuentros ordinarios y tampoco sus vicepresidentes. Lo harán "cuando sea necesario ratificar acuerdos" o cada seis meses.

Buena disposición

Es el resultado más tangible de un encuentro que las dos partes han considerado "positivo", donde se ha dado un debate "franco y honesto" y en el que han participado los 15 miembros que, en total, formaban las dos delegaciones.

"Ha sido un primer paso muy importante para avanzar en las relaciones institucionales y afectivas tras años en los que solo ha habido confrontación", ha explicado Montero, que ha descartado que haya habido "reproches entre ambos gobiernos". 

Tampoco ha habido momentos tensos, según fuentes del Gobierno, ni diferencias de tono dentro de la delegación de la Generalitat, donde JxCAT y ERC están muy distanciados y ya son mucho más rivales electorales que socios de gobierno.

"Hemos podido exponer cada uno nuestras posiciones", ha dicho Torra, que también ha mencionado a Carles Puigdemont o a Oriol Junqueras entre las personas que debían estar presentes en lugar de quienes han acudido desde Barcelona. Ha sido "un debate abierto y ha servido para poner de manifiesto las discrepancias entre las dos partes, tanto en cuanto al origen como a la naturaleza y las vías de solución del conflicto", ha añadido el president.

«Si se quiere avanzar [en los acuerdos de la mesa] se requiere de una senda y de unos presupuestos»
María Jesús Montero, portavoz del Gobierno
«Hay que aislar la mesa de cualquier hecho que pueda afectarla, sean las elecciones catalanas o los presupuestos»
Quim Torra, presidente de la Generalitat

Presupuestos

Dentro de un plazo a hasta medio año vista, cobra especial relevancia un capítulo intermedio, los Presupuestos para 2020 que Sánchez quiere tener aproados antes de que termine el verano. Montero advertía este miércoles que  de que sin ellos no podrán cumplirse los eventuales acuerdos. Después de tres hora de reunión de la ‘mesa’, la ministra de Hacienda ha "confiado" en que "podamos dar el primer paso para aprobarlos"

Sin embargo, no ha aventurado qué votarán este jueves en el Congreso ERC y JxCAT en el paso previo, el techo de gasto. 

Torra tampoco ha desvelado la incógnita. Se ha limitado a señalar que las dos partes están "conjuradas" para "aislar" de los trabajos de la ‘mesa de diálogo’ las elecciones catalanas y los Presupuestos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento