Ahora resulta que los pterodáctilos no podían volar, según dice un científico

  • Un japonés prueba que un ave de más de 40 kilos no puede volar.
  • Ha hecho investigaciones con 28 pájaros, algunos casi tan grandes.
  • Los expertos en dinosaurios siguen defendiendo la potencia del animal.
El cuadro de un pintor llamado Marshall recrea al pterodáctilo.
El cuadro de un pintor llamado Marshall recrea al pterodáctilo.

Los pterodáctilos, esos inmensos reptiles primos de los dinosáurios, no volaban. Los científicos han dado al traste con el mito de estas temibles fieras al demostrar que tenían serias dificultades para levantar el vuelo.

Nuevas investigaciones aseveran que estos reptiles del jurásico, que estaban emparentados con los dinosaurios y podían alcanzar el tamaño de una pequeña avioneta, eran demasiado pesados para volar, y todo a pesar de sus gigantescas alas.

El problema principal es que no podían aletear con la velocidad suficiente para despegar. El pterodáctilo es realmente un pterosaurio, que en griego significa lagarto volador. Un reptil que existió hace 251 s millones de años, y hasta ahora eran las criaturas más grandes que habían conseguido volar.

Compara al pterodáctilo con el albatros

Uno de los científicos, el japonés Katsufumi Sato, recogió datos sobre los cinco mayores pájaros del mundo, entre ellos el mayor, el albatros, y calcula que es físicamente imposible que el pterodáctilo se mantuviera suspendido en el aire.

Un pájaro de esas dimensiones sería increíblemente inestable"
La Universidad de Tokio sostiene en su nuevo
estudio que para levantar el vuelo un animal debe pesar menos de
40 kilos, más o menos lo que pesa un perro labrador.

El profesor Sato se fue un tiempo a unas islas entre Madagascar y la Antártida. Allí midió la potencia de las alas de 28 pájaros, incluido el albatros, al que más se parecería los pterodáctilos.

Al contrario que los pavos, que tienen alas cortas que les permiten un rápido despegue pero no largas distancias, las alas de estos pájaros gigantes les permiten recorrer largas distancias porque les permite coger corrientes de viento sin apenas mover las alas.

Los expertos en dinosaurios, muy críticos

Pero cuando no hay viento, tienen que aletear para contrarrestar la gravedad. El profesor Sato dice que un pájaro de más de 40 kilos es imposible que se mantenga en el aire. "Un pájaro de esas dimensiones sería increíblemente inestable y no tendría capacidad de volar en malas condiciones atmosféricas", asegura el científico.

Las averiguaciones del japonés, que hizo públicas en la universidad de Stanford, California, no sentaron muy bien entre los expertos en dinosaurios, que ya han comenzado a criticar sus investigaciones, defendiendo la potencia de un ave con alas de unos 15 metros de largo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento