Así viven los huéspedes del hotel aislado por coronavirus en Tenerife: "Falta información, nos llega por la prensa"

Un huésped se asoma a un balcón del hotel del municipio tinerfeño de Adeje, donde se registraron casos del coronavirus de Wuhan.
Un huésped se asoma a un balcón del hotel del municipio tinerfeño de Adeje, donde se registraron casos del coronavirus de Wuhan.
RAMÓN DE LA ROCHA / EFE
Son apenas 5 metros de distancia pero que marcan un abismo. A este lado de la puerta, 700 clientes en cuarentena. Situación asumida con resignación. Y poco a poco superada. Los nervios de ayer. Se van apaciguando. Aunque las horas se hacen eternas. Hoy no hay restricciones de movimientos dentro del hotel para los pacientes sin síntomas. Con mascarillas, eso si pueden bajar a recepción o incluso disfrutar de las instalaciones. Hay los ven por ejemplo, tomando el sol en bañador con la mascarilla puesta. Las personas con síntomas, muy pocas, están en esta otra ala y deben permanecer en el interior de sus cuartos. Se ha tomado la temperatura a todos los clientes y se han repartido termómetros individuales para que ellos mismos se hagan el seguimiento.

La incertidumbre cunde entre los huéspedes del hotel H10 Costa Adeje, en el sur de Tenerife, donde el pasado lunes un ciudadano italiano que se alojaba allí dio positivo por coronavirus. Desde entonces, el complejo ha sido puesto en cuarentena y los más de 700 turistas que se alojan en él han sido confinados en las habitaciones.

"Nos han pedido que nos quedemos en nuestros cuartos, pero hay gente que no ha hecho caso y ha ido hasta a la piscina. No hay seguridad que controle si salimos o no", explica a 20minutosun turista británico que se aloja en el hotel desde el día 21 y prefiere no dar su nombre. A pesar de lo extraordinario de la situación, asegura estar tranquilo y relata que en el interior del hotel impera la calma, si bien los huéspedes acuden a la recepción con frecuencia en busca de información. 

Durante el confinamiento en las habitaciones, detalla, han recibido comida, mascarillas y han sido visitados por los médicos para comprobar su estado de salud. "Nos han tomado la temperatura y nos han preguntado cómo nos encontrábamos", relata, al tiempo que celebra no haber tenido ningún síntoma.

Respecto al tiempo que deberán permanecer aislados en el hotel, la consejera de Sanidad, Teresa Cruz Oval, y el director del servicio de Epidemiología del Servicio Canario de la Salud, Domingo Núñez, han informado que contemplan que un centenar de personas pueda abandonar el complejo en las próximas horas. Se trata de 106 huéspedes -de los 723 alojados- que entraron el 24 de febrero, por lo que no han mantenido contacto alguno con los afectados.

No es el caso de otro turista británico que llegó al hotel el domingo e ignora durante cuánto tiempo deberá permanecer confinado. "No sabemos si tendremos que permanecer aquí unos pocos días o dos semanas. Sin embargo, estoy tranquilo, porque es difícil que haya estado en contacto con las personas que han dado positivo. No obstante, puede haber otros infectados que sí se relacionaron con ellos", apunta.

"Paciencia" ante la "poca fortuna"

Este ciudadano de Reino Unido lamenta su "poca fortuna" al verse en esta coyuntura. Tras una semana en otro hotel de la isla, tuvo que alojarse en el H10 Costa Adeje, a causa de la cancelación de su vuelo a casa por las tormentas de arena que azotaron Tenerife el fin de semana pasado. 

Asimismo, critica la falta de información por parte de los responsables del alojamiento y denuncia que se han enterado de algunas noticias a través de la prensa. En esta línea, expresa su preocupación por lo que ocurrirá una vez que abandonen el hotel y lleguen a sus lugares de origen y muestra sus dudas sobre si deberán guardar cuarentena una vez allí.

De momento, "paciencia". Esa es la receta de este británico para sobrellevar la situación, que hoy se ha aliviado ligeramente, pues han podido abandonar las habitaciones momentáneamente para coger café. "Eso sí, con la mascarilla puesta y con la condición de beberlo en la habitación", matiza.

"¡No habrá gin tonics esta noche!"

Con filosofía se lo han tomado también Elaine Whitewick y Jayney Brown, dos británicas de vacaciones en el hotel que han documentado la evolución de la situación a través de las redes sociales

En Facebook han enseñado el dispositivo que acordona el hotel y la comida que reparten los empleados -que siempre lucen mascarilla- a cada habitación. Ante esta circunstancia, han optado por resignarse: "Nos han dicho que volvamos a las habitaciones, pero no pueden impedir que la gente acuda a recepción a hacer preguntas. ¡No habrá gin tonics esta noche!".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento