Jake, un rat terrier de unos siete kilos, se recupera en casa del susto que hace unos días le dio un tiburón en los Cayos de Florida, en cuyas fauces estuvo a punto de morir devorado, informa CNN.

Su dueño, Greg LeNoir, se lo llevó a la playa para su paseo diario, y el animal no dudó en meterse en el mar. De repente, un tiburón de casi dos metros de largo apareció y prácticamente se metió al perro entero en la boca.


Aunque Jake sufrió varias mordeduras, sus heridas no son graves
Al verlo, LeNoir se tiró corriendo al agua y nadó directo hacia el escualo. Tras golpearlo varias veces en el lomo, el tiburón dejó en paz al perro y se marchó.

Pese a los nervios, dueño y mascota lograron llegar a la orilla, y aunque Jake sufrió varias mordeduras, sus heridas no son graves.