«El cierzo ha condicionado el diseño del techo del puente»

Está entre los mejores arquitectos del mundo. Ha presentado un impresionante proyecto (por lo bello y original) para el puente pabellón que unirá Delicias con Ranillas y que está llamado a ser el edificio más emblemático de la Zaragoza moderna.
.
.
Foto
¿Por qué se presentó al concurso? ¿Conocía Zaragoza?

Las bases de la competición despertaron nuestro interés, nos parecieron fascinantes, porque aunaban arquitectura y arte. Además, en la oficina tenemos debilidad por los puentes y los espacios museísticos, y este concurso combinaba ambos a la perfección.

El suyo es un puente curvilíneo con forma de gladiolo, una flor muy mediterránea, ¿cómo se inspiró?

Nuestro diseño del puente-pabellón de Zaragoza tiene como principal característica su forma floral. Arquitectónicamente está formado por varias cavidades alargadas y curvilíneas entrelazadas que, en sus intersecciones, adquieren una forma similar a los bulbos recubiertos por pétalos. La naturaleza ha condicionado nuestro diseño también en los pequeños detalles; por ejemplo, en el hecho de que cada sala esté recubierta por un techo cuyo diseño imita la textura de los pétalos.

¿Cómo consigue que el puente, que mide más de 200 metros de largo, se sostenga con sólo una base?

El puente, en realidad, descansa sobre ambas riberas y sobre una pequeña isla en el centro del río. Mide 185 metros en su vertiente derecha y 85 en la izquierda. Lo cierto es que la carga se reparte entre las cuatro estancias que albergarán exposiciones. Cada pabellón, desde el suelo hasta el techo, actúa de contrafuerte y se convierte en un elemento estructural.

¿Ha tenido en cuenta las particularidades climáticas de la zona, el cierzo y las posibles avenidas del río?

Aunque el caudal del Ebro  varía del verano al invierno, no es un río con marea. Puede ocurrir una inundación, de forma excepcional, y eso se ha tenido en cuenta a la hora de decidir su altura. También hemos pensado en el viento del cierzo a la hora de diseñar la piel que recubre el puente. La malla desigual de aberturas del techo redirigirá el aire al interior del edificio, refrescando a los visitantes en el caluroso verano aragonés. Unas tejas planas protegerán el edificio en el invierno, cuando el viento cobra más fuerza.

Su puente será la entrada a la Expo 2008, cuyo lema es el agua y el desarrollo. ¿Cómo lo ha tenido en cuenta?

El lema central de la Expo es El uso responsable del agua y lo seguimos en la construcción del puente y en los contenidos del museo. Hemos diseñado un pabellón-refugio que, sin embargo, deja paso a los elementos naturales. El diseño mantiene un microclima que varía en cada estación y no hace necesario utilizar ni calefacción ni aire acondicionado. La exposición se encarga de concienciar al visitante, de forma amena, sobre la necesidad de limitar el consumo de los recursos naturales que, como el agua, no podemos producir.

BIO

Nació en Bagdad hace 54 años, pero es británica. Es la única mujer que ha ganado el Premio Pritzker (el Nobel de la arquitectura), que obtuvo en 2004.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento