Madrid preserva tejido ovárico de niñas y adolescentes que han sufrido cáncer para facilitar que puedan ser madres

  • Los tratamientos oncológicos, como la quimiterapia, ponen en riesgo la fertilidad de las pacientes. 
La presidenta, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, conociendo el banco de tejido ovárico de la Comunidad de Madrid.
La presidenta, Isabel Díaz Ayuso, y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, conociendo el banco de tejido ovárico de la Comunidad de Madrid.
Comunidad de Madrid
Preservar la fertilidad de niñas y mujeres menores de 18 años que han sufrido un cáncer. Este es el objetivo del nuevo banco de tejido ovárico que se puso en marcha en la Comunidad de Madrid el pasado mes de enero y que ha sido presentado este martes. La presidenta Isabel Díaz Ayuso y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, han visitado las instalaciones del Centro de Transfusión regional, donde se conservarán las muestras.

Preservar la fertilidad de niñas y mujeres menores de 18 años que han sufrido un cáncer. Este es el objetivo del nuevo banco de tejido ovárico que se puso en marcha en la Comunidad de Madrid el pasado mes de enero y que ha sido presentado este martes. La presidenta Isabel Díaz Ayuso y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, han visitado las instalaciones del Centro de Transfusión regional, donde se conservarán las muestras.

Este proyecto nace de la necesidad de asegurar que las mujeres que se han sometido a tratamientos oncológicos (como quimioterapia o radioterapia) en edades tempranas puedan ser madres cuando sean adultas, dado que este tipo de procedimientos ponen en riesgo la fertilidad. Desde su puesta en marcha, el programa ya ha atendido a cuatro pacientes y se estima que alrededor de medio centenar de niñas y jóvenes podrán beneficiarse cada año.  

El nuevo banco dará servicio a los hospitales públicos Gregorio Marañón, La Paz, 12 de Octubre, Niño Jesús y Clínico San Carlos. La iniciativa ha sido desarrollada por los profesionales del Servicio Madrileño de Salud, bajo la coordinación de la Oficina Regional de Coordinación de Trasplantes, y además de los cinco centros hospitalarios citados colaboran en ella la Oficina Regional de Coordinación Oncológica, el SUMMA 112 y el ya mencionado Centro de Transfusión.

"Estados a dos meses de Estados Unidos"

Según se ha detallado durante la presentación de la iniciativa, se trata de un proyecto multidisciplinar en el que participan de las áreas de Pediatría, Cirugía Pediátrica, Reproducción Asistida, Oncohematología Pediátrica, Obstetricia y Ginecología y Técnicos de Laboratorio. Algunos de estos profesionales han intervenido en la puesta de largo del banco de tejido ovárico.

La jefa de la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario Gregorio Marañón, la doctora Elena Cela de Julián, ha explicado que ha sido el aumento de la tasa de supervivencia al cáncer en niñas y adolescentes lo que ha hecho que puedan ir más allá de los tratamientos oncológicos y pensar en el futuro. "Ante el aumento de esta supervivencia nos fijamos en otros detalles, como la pérdida de la función de reproducción", ha indicado la médica.

"El diagnóstico del cáncer, el tratamiento y su cura debe continuarse con cuidar a los pacientes, cuidarles en su camino posterior", ha señalado el doctor Javier García Santos, oncólogo y ginecólogo durante la presentación, que ha remarcado que esta iniciativa pone a Madrid a tan solo “dos meses de distancia” de Estados Unidos, donde en diciembre se constató un embarazo de una mujer cuyo tejido ovárico había sido criopreservado.

Por su parte, el jefe del servicio de Reproducción Asistida del Gregorio Marañón, el doctor Federico Pérez Milán, ha explicado que en niñas que no han alcanzado la pubertad, la preservación de ovocitos no se puede aplicar, al contrario que la de conservación de tejido ovárico, que sí puede ser utilizada en estos casos. El facultativo ha explicado que las usuarias potenciales del banco de tejido ovárico son mujeres menores de 18 años en riesgo de pérdida de fertilidad por exposición a tratamientos oncológicos, que en ningún caso se ven perjudicados por la preservación de la capacidad reproductiva.

Los testimonios: "Me siento muy orgullosa de mi decisión"

Los asistentes al acto han escuchado los testimonios de dos adolescentes que se han sometido a técnicas de conservación de fertilidad por sufrir cáncer y también el del padre de un bebé de un año y medio que se ha unido al programa. "Cuando me lo plantearon, al principio dije que no, porque eso equivaldría a más dolor y no estaba dipuesta", ha dicho Ángela Valls, una joven madrileña que fue diagnosticada de linfoma de Hodgkin en 2014, "al final, tras hablar con mis padres y el equipo médico decidí hacerlo", ha agregado.

"Estuve un mes pinchándome en la tripa todos los días y yendo a la consulta, fue duro pero a día de hoy estoy muy contenta", ha detallado Ángela, que ha acabado su intervención muy emocionada dando las gracias a todos los profesionales de la sanidad pública que le han ayudado durante su enfermedad.

Miriam, otra joven que se ha sometido a técnicas de conservación de ovocitos, ha estado presente en el acto mediante un mensaje grabado. "En un futuro quiero ser madre. Me siento muy orgullosa de la decisión que he tomado. Tuve que decidirme en pocas horas porque el tiempo corría en mi contra, el cáncer no se detiene", ha explicado la joven.

Por su parte, Elvis, padre de una niña de un año y medio a la que recientemente han diagnosticado de un tumor maligno en el ovario, ha valorado que cuando a su mujer y a él le dieron la oportunidad de que su pequeña pudiera ser madre en un futuro, no se lo pensaron. "Estos son los problemas por los que hay que luchar: la Sanidad, la salud y los niños", ha aseverado el hombre. 

"El Gobierno va a continuar impulsando todas aquellas actuaciones que favorezcan la investigación y la innovación, poniendo a disposición de los madrileños los mejores recursos para velar por su calidad de vida y para, en este caso, ayudaros a ser madres si es vuestro deseo", ha señalado la presidenta Isabel Díaz Ayuso.

El protocolo

Según ha informado la Comunidad de Madrid, tras seleccionar a las pacientes susceptibles de adherirse al programa, se les extraerá tejido ovárico mediante una cirugía "mínimamente invasiva". Posteriormente, a esta muestra se le realizará una prueba de laboratorio para comprobar que no hay células tumorales y, si es así, se trasladará al banco de tejidos del Centro de Transfusión. 

La muestra será identificada y codificada conforme a la normativa europea y se preparará para congelarla y someterla a criopreservación. La totalidad del procedimiento, según la Comunidad de Madrid, se completará en seis horas. 

En el futuro, cuando la paciente decida hacer uso de la muestra criopreservada, se le reimplantará el tejido ovárico. La mujer podrá optar por un embarazo natural, porque la técnica lo permite, o bien podrá recurrir a la reproducción asistida. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento