Harvey Weinstein, declarado culpable de violación y agresión sexual y absuelto de otros tres cargos

Harvey Weinstein a su llegada a la Corte de Nueva York el día de la deliberación del juez.
Harvey Weinstein a su llegada a la Corte de Nueva York el día de la deliberación del juez.
EFE
El exproductor de Hollywood Harvey Weinstein ha sido declarado culpable por un jurado en Nueva York de dos de los cinco delitos sexuales de los que estaba acusado. Concretamente, el jurado encontró culpable a Weinstein, de 67 años, de un delito sexual en primer grado y de una violación en tercer grado.
Europa Press

Empujando lastimosamente un andador, Harvey Weinstein, quien fuera uno de los hombres más poderosos de Hollywood hasta hace apenas dos años y medio, llegaba a la Corte Penal de Nueva York para escuchar el veredicto del jurado sobre las graves acusaciones de crímenes sexuales que pesan sobre él.

Las siete mujeres y cinco hombres que han constituido el jurado acordaron condenar a Weinstein por un delito de violación en tercer grado a la exactriz Jessica Mann en 2013, y por un "acto sexual criminal" en primer grado cometido contra su exayudante de producción Mimi Haley en 2006. El apodado gran ‘depredador’ se enfrenta ahora a penas de hasta 25 años de cárcel, pero salió absuelto de las tres acusaciones más graves –una violación en primer grado y dos agresiones sexuales agravadas– que podrían haberle llevado a prisión de por vida.

Pese a que todavía cabe recurso contra la decisión y que esta ha dejado un sabor agridulce en algunos sectores, el movimiento #MeToo, que nació y prosperó en todo el mundo inspirado por las víctimas de Weinstein, la aceptó sin ambajes. "Este caso nos recuerda que la violencia sexual prospera entre el poder descontrolado y el privilegio", expresó el movimiento en un comunicado hecho público poco después de conocerse el veredicto.

Durante el juicio se han escuchado testimonios brutales de otras mujeres que narraron otras supuestas agresiones. Entre ellos el de la actriz Annabella Sciorra, que contó cómo Weinstein la violó en su apartamento a mediados de los noventa, acusación de la que ha salido absuelto.

Pese a que esta es la primera vez que un tribunal reconoce la relevancia criminal de la conducta depredadora del magnate, Weinstein tiene todavía varios frentes judiciales abiertos. A saber, otro juicio penal por delitos sexuales en Los Ángeles y varios litigios civiles por los que está tratando de alcanzar un gran acuerdo extrajudicial con las víctimas que implicaría indemnizaciones millonarias bajo la condición de que se reconozca su no culpabilidad.

El legado de un gigante del cine que actuó impunemente durante décadas con el silencio cómplice de actores, actrices y medios de comunicación que conocían sus abusos ya no serán sus películas.

La lista de éxitos que produjo durante sus casi cuarenta años de carrera es casi tan larga como la de mujeres que le han acusado públicamente de abusos –al menos 80– cuando no de delitos más graves. Actrices de la talla de Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie, Cara Delevigne, Lupita Nyong’o, Salma Hayek, Uma Thurman o Daryl Hannah han denunciado haber sufrido la conducta sexual predatoria del exproductor.

El imperio del miedo de un hábil Weinstein, que supo labrarse una imagen amable de cara al público, impuso una ley del silencio en la factoría de los sueños estadounidense. "Sabía lo suficiente como para poder haber hecho más de lo que hice", dijo el director Quentin Tarantino pocos días después de que estallara el escándalo, allá por octubre de 2017.

Sin embargo y de forma paradójica y nunca pretendida para el cineasta, en el legado de Weinstein también quedará algo positivo para la historia. La valentía de las personas que se atrevieron a alzar la voz contra el magnate inspiró un tsunami de denuncias de abusos sexuales de mujeres de todas partes y en todos los ámbitos.

Bajo el hashtag #MeToo, miles de víctimas de abusos de todo el mundo comenzaron a contar en las redes sociales historias que habían sufrido en silencio y que en algunos casos ni sus más allegados conocían. Aunque Weinstein jamás lo quiso así, la caída de su imperio de terror sexual ha llevado al nacimiento de uno de los movimientos civiles más importantes del siglo XXI.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento