Lara Álvarez se compra un dúplex en Boadilla justo antes de 'Supervivientes'

La periodista Lara Álvarez.
La periodista Lara Álvarez.
GTRES

El año pasado igual. Justo cuando se iba a marchar para presentar Supervivientes in situ por quinta vez consecutiva, Lara Álvarez miró su cuenta corriente, pensó en lo que necesitaba y se compró una casa en Las Rozas y un coche. En 2020, justo cuando se iba a marchar para presentar Supervivientes por sexta vez consecutiva, miró su cuenta, pensó en lo que quería y sí, se ha comprado otro piso.

Lo ha desvela en exclusiva Vanitatis, que repasa esta ya extraña tradición de la periodista asturiana que se diera a conocer al gran público cantando aquello de Amo a Laura con el grupo ficticio Los Happiness y que recientemente volvía a saltar a las páginas de prensa rosa por su ruptura (ha sido amistosa) con el modelo Andrés Velencoso después de algunos meses juntos, tal y como reveló la revista ¡Hola! hace unas semanas.

Sea como fuere, el medio de El Confidencial ha investigado sobre la importante inversión económica que ha hecho la presentadora de 33 años antes de embarcarse rumbo a Honduras, donde por cierto ha destapado su nueva imagen, que se asemeja mucho más a una Lara Croft de lo que tenía acostumbrados a los espectadores.

Se trata de un dúplex en una de las zonas más en boga en toda la Comunidad de Madrid: Boadilla. Situada al oeste, las urbanizaciones que aglomeran todas las comodidades posibles (piscinas, parques, instalaciones deportivas) han proliferado tanto debido a su gran equilibrio entre la cercanía con la capital y la tranquilidad que rodea al municipio.

Ha sido ahí donde Lara Álvarez ha encontrado un pequeño espacio para ella misma de 100 metros cuadrados de superficie útil, si bien es cierto que la casa cuenta tres grandes terrazas gracias a sus dos pisos, dos plazas de garaje y un trastero, amén de las usuales estancias de todo hogar.

Hoy en día, haciendo una búsqueda rápida por la zona, no hay inmuebles similares al que se ha comprado la modelo que se vendan por menos de 400.000 euros, así que en torno a esa cifra estará el montante final, contando con la piscina, la pista de pádel y la seguridad 24 horas que tiene la urbanización en la que se encuentra.

De hecho, lo más probable es que Lara Álvarez no tenga pensado mudarse hasta dentro de un tiempo, dado que la última vez que estrenó piso fue hace algo más de un año. Es por eso que parece más una inversión con vistas al alquiler -no le faltarán pretendientes al piso- que la nueva casa de la periodista.

Porque cuando se mudó a Madrid a finales de 2018 se decantó por Las Rozas, donde encontró un chalé unifamiliar de cuatro plantas (380 metros cuadrados construidos), piscina privada y un terreno de 1.000 metros cuadrados que varios medios estimaron su precio en 640.000 euros, aunque ella nunca confirmó dicha cifra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento