Descubren la ciudad perdida que derrotó al reino del legendario rey Midas

  • Una inscripción en una piedra detalla la conquista del rey Hartapu del reino de Frigia, hogar del rey Midas.
Inscripciones del siglo VIII a.C. halladas en una piedra medio sumergida en un canal de riego en Turquía.
Inscripciones del siglo VIII a.C. halladas en una piedra medio sumergida en un canal de riego en Turquía.
JAMES OSBORNE / CHICAGO UNIVERSITY

Arqueólogos del Oriental Institute de la Universidad de Chicago han descubierto un antiguo reino perdido que reivindicó haber derrotado a Frigia, el reino gobernado por el rey Midas.

Académicos y estudiantes de la Universidad de Chicago estaban inspeccionando un sitio con colegas turcos y británicos el verano pasado en el sur de Turquía llamado Türkmen-Karahöyük, cuando un agricultor local les dijo que había visto una gran piedra con inscripciones extrañas mientras dragaba un canal de riego cercano el invierno anterior.

"Nos apresuramos directamente hacia allí, y pudimos ver que aún sobresalía del agua, así que saltamos directamente al canal, hasta quedar cubiertos de agua por la cintura", dijo el profesor asistente James Osborne. "De inmediato quedó claro que era antiguo, y reconocimos el guión en el que estaba escrito: luvita, el idioma utilizado en las edades de bronce y hierro en la zona".

Traducido por los eruditos del Oriental Institute, el texto de la estela en cuestión se jactaba de derrotar a Frigia, el reino gobernado por el Rey Midas, legendario gobernante antiguo del que se dice tenía la habilidad de convertir en oro todo lo que tocaba.

Osborne ha asegurado que parece que la ciudad en su apogeo cubría aproximadamente 1,2 kilómetros, lo que la convertiría en una de las ciudades antiguas más grandes de la Edad de Bronce y Hierro de Turquía. Todavía no saben cómo se llamaba el reino, pero Osborne ha dicho que su descubrimiento es una noticia revolucionaria en esta materia.

"No teníamos idea sobre este reino. En un instante, teníamos nueva información profunda sobre la Edad de Bronce en Medio Oriente", dijo en un comunicado Osborne, arqueólogo especializado en examinar la expresión de autoridad política en las ciudades de la Edad de Hierro.

Trabajando bajo el Proyecto de Estudio Arqueológico Regional de Konya, los estudiantes de Osborne estaban mapeando el sitio como parte del Proyecto de Estudio Intensivo Türkmen-Karahöyük, ubicado en un área llena de otras ciudades antiguas famosas. Simplemente caminando por la superficie del sitio, recogieron trozos de cerámica rota de hace 3.000 años, un hallazgo rico y prometedor, hasta que la visita casual del granjero les señaló el bloque de piedra conocido como estela.

Osborne identificó de inmediato una marca jeroglífica especial que simbolizaba que el mensaje provenía de un rey. El granjero ayudó a sacar la pesada estela de piedra del canal de riego con un tractor. Desde allí fue al museo local, donde fue limpiada, fotografiada y preparada para su traducción.

Los jeroglíficos fueron escritos en luvita, una de las ramas más antiguas de las lenguas indoeuropeas. Se trata de un idioma único escrito en signos jeroglíficos nativos del área turca, que se lee alternando de derecha a izquierda y de izquierda a derecha.

Aunque Osborne no es experto en la lectura del luvita, trabaja junto a dos de los expertos más destacados del mundo en este idioma: sus colegas Petra Goedegebuure y Theo P.J. van den Hout, editores del Diccionario Hitita de Chicago.

Su traducción reveló que el rey al que estaba dedicada la estela se llamaba Hartapu, y Türkmen-Karahöyük era probablemente su ciudad capital. La piedra cuenta la historia de la conquista del rey Hartapu del cercano reino de Muska, más conocido como Frigia, hogar del rey Midas. "Los dioses de la tormenta entregaron a los reyes [opuestos] a su majestad", decía la piedra.

El análisis lingüístico sugirió que la estela se compuso a finales del siglo VIII a. C., lo que se alinea con la época que gobernó Midas. Asimismo, responde a un misterio antiguo, ya que a menos de 15 kilómetros al sur hay un montículo con una conocida inscripción jeroglífica en la que se refiere a un rey Hartapu, pero nadie sabía hasta ahora quién era o qué reino gobernaba.

"Dentro de este montículo habrá palacios, monumentos, casas. Esta estela ha sido un hallazgo maravilloso e increíblemente afortunado, pero es solo el comienzo", dijo Osborne.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento