Una policía fuera de servicio salva a un bebé de 18 meses de morir asfixiado

  • El agente de la Policía Local de Vigo practicó al pequeño la maniobra de Heimlich.
Empezar el camino de la paternidad y la maternidad es emocionante, pero a veces nos podemos encontrar un poco perdidos.
Imagen de recurso de un bebé.
UNSPLASH

Una agente de la Policía Local de Vigo fuera de servicio ha salvado este jueves a un bebé de apenas 18 días de morir asfixiado tras practicarle la maniobra de Heimlich al ver que estaba muy amoratado y presentaba dificultades para respirar.

Esta policía circulaba con su coche particular por la calle Pino cuando observó cómo dos mujeres en estado sobresaltado sostenían en alto a un bebé, detalla la Policía Local de Vigo en un comunicado.

Detuvo su vehículo en el margen de la vía, se apeó y se dirigió apresuradamente al lugar en el que ya se agolpaban más personas.

Le practicó la maniobra de Heimlich

Pidió permiso para tomar al recién nacido en su brazos y al ver que estaba muy amoratado y presentaba dificultades para respirar decidió practicarle la maniobra de Heimlich, consistente en colocar al bebé boca abajo y aplicarle unas palmadas entre los dos omóplatos, que había aprendido en su instrucción policial.

Esta maniobra permitió que el bebé volviese a respirar antes de que se presentara una ambulancia del 061, que lo trasladó hasta el hospital Álvaro Cunqueiro, donde se encuentra monitorizado en la UCI.

La madre, nacida en 1991, explicó que tras amamantarlo lo dejó sobre la cama un instante y cuando se acercó, observó que había vomitado y se había puesto muy rojo. En ese instante decidió salir a la calle con él en brazos para pedir ayuda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento