Hacienda abre una consulta a empresas y consumidores para decidir sobre un nuevo impuesto verde

  • Montero dice que la subida del IRPF afectará a 92.000 contribuyentes y de las retenciones sobre el ahorro, al 0,1%.
  • El Gobierno espera poder hacer una primera propuesta para reformar la financiación autonómica en noviembre.
  • La ministra de Hacienda apuesta por que la UE relaje sus normas de disciplina fiscal.
  • El Gobierno aprueba las tasas 'Google' y 'Tobin'.
María Jesús Montero, en rueda de prensa por la Tasa Google.
María Jesús Montero, en rueda de prensa por la Tasa Google.
EFE

El Gobierno está convencido de que, igual que ha hecho con la tasa Google o la tasa Tobin, recientemente aprobadas, el sistema fiscal español también tiene que incluir un impuesto verde, que se dirigirá a “desincentivar” actividades perjudiciales para el medio ambiente. Pero todavía no sabe cuál. Por eso, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha anunciado este jueves que en los próximos días abrirá una consulta pública para determinar qué tasa puede introducirse.

“Abriremos un debate sobre papel de la fiscalidad medioambiental, en los próximos días abriremos este debate con la sociedad a través de consultas públicas”, ha dicho Montero en la comisión de Hacienda del Congreso. Según ha añadido, su Ministerio “va a conocer de primera mano de empresas, consumidores, ciudadanos, agrupaciones o colectivos”.

Sin dar más detalles, Montero ha apostado por “impulsar una fiscalidad verde para desincentivar actividades que son perjudiciales para el medio ambiente y la salud”. Con este criterio, quedaría descartada totalmente la idea que hace unas semana lanzó la vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, de gravar adicionalmente los billetes de avión y que Hacienda ya apuntó que podría ser perjudicial para los habitantes de Canarias o Baleares.

Presupuestos antes de verano

La ministra no ha precisado si, una vez que se decida cuál es el impuesto medioambiental más adecuado, se incluirá en el proyecto de ley de Presupuestos de 2020 que el Gobierno quiere tener aprobados “antes de verano”, ha dicho este jueves.

Un plazo más largo, hasta noviembre de 2020, es el que ha fijado Montero para que el Gobierno pueda plantear una primera propuesta para reformar el sistema de financiación autonómica.

Lo que sí está claro que incluirá la propuesta presupuestaria del Gobierno son los nuevos impuestos aprobados este martes en el Consejo de Ministros -la tasa Tobin y la tasa Google-, así como otras subidas que ya se incluyeron en el proyecto de los malogrados Presupuestos de 2019.

En este sentido, Montero ha vuelto a hacer este jueves una encendida defensa de los impuestos para tener un “Estado fuerte” y unos servicios públicos “excelentes”. 

“Me preocupa la carrera de algunos grupos para deslegitimar la función social de los impuestos. Sin impuestos no hay Estado social y de Derecho, impera el sálvese quien pueda, que suele ser quien tiene la suerte de haber nacido en una familia con recursos”, ha dicho.

La titular de Hacienda ha apuntado, además, que en España hay margen para aumentar la recaudación y ha advertido de que la creación de impuestos y la subida de otros ya existentes no afectará a las “clases medias y trabajadoras” ni a las pymes.

En concreto, ha asegurado que “pese a lo que se dice para abrumar”, la subida de IRPF a las rentas más altas, que ganen a partir de 130.000 euros anuales, que fijarán los Presupuestos de 2020 afectará a 92.000 contribuyentes, el 0,5% del total.

El incremento en cuatro puntos de la retención de las rentas al ahorro superiores a 140.000 euros tendrá incidencia en “un pequeño volumen de contribuyentes” que ha cifrado en el 0,1%.

Por otra parte, la ministra ha recordado que el proyecto de Presupuestos mantiene el plan para fijar el tipo real del Impuesto de Sociedades en el 15% y en el 18% en el caso de los bancos y las empresas de hidrocarburos.

Modifica la disciplina presupuestaria

El Gobierno elaborará estos Presupuestos en base a la senda fiscal que aprobó la semana pasada, en la que por segundo año ha superado los objetivos de déficit para los próximos años que habían sido pactados con Bruselas por el Gobierno del PP, en base al Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) de la UE. Tal y como ya estudia la Comisión Europea, Montero ha afirmado este jueves que debe reformarse porque el límite del 3% de déficit público y del 60% de la deuda es "difícil observarlo".

"Está elaborado en un contexto de crisis internacional, abogamos por un debate profundo para que la política fiscal europea sea capaz de acompañar al ciclo económico en lugar de agravarlo", ha dicho Montero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento