Profana la tumba de un amigo porque no se creía que estuviera muerto

  • Un año después del fallecimiento rompió la lápida e hizo varias fotos que envió a sus amigos.
Cementerio Municipal de Calatayud
Cementerio Municipal de Calatayud
Google Maps

Un año después de la muerte de José Luis en febrero de 2015, uno de sus amigos decidió comprobar de primera mano si su muerte era real. En marzo de 2016 se coló en el cementerio de Calatayud junto a otra persona y rompió la lápida, para después hacer fotos al cadáver que envió a otras personas.

Los familiares creyeron que lo que había roto la lápida era el viento y no fue hasta unos meses más tarde cuando una mujer contactó con la familia del fallecido para informarle de lo ocurrido, según informa El Heraldo de Aragón.

Un juzgado de Calatayud abrió diligencias contra el autor de los hechos, que se enfrenta a un delito contra el respeto a los difuntos. Sin embargo, la mujer que informó a la familia e iba a testificar en el juicio no ha querido ratificarse

El amigo del difunto y ella iniciaron una relación por la que tienen un hijo en común, aunque actualmente no continúan saliendo. "Tenemos muchas ganas de que esto termine, se haga justicia, mi hermano descanse en paz y mis padres se queden tranquilos", declaró una de las hermanas de José Luis. 

La Fiscalía pide una multa para el encausado y 6.000 euros de indemnización. Si es condenado la familia tiene previsto usar el dinero para exhumar el cadáver y comprobar si hicieron algo más que romper su sepultura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento