ZeC reclama crear una comercializadora eléctrica municipal como elemento de lucha contra la pobreza energética

El grupo municipal de Zaragoza en Común (ZeC) en el Ayuntamiento de Zaragoza ha propuesto la creación de una comercializadora eléctrica municipal, que se convierta en un instrumento eficaz en la lucha contra la pobreza energética, al priorizar el acceso a la energía como un bien público por encima del beneficio económico que guía a las grandes comercializadoras.

La concejal de ZeC, Luis Broto, ha defendido esta propuesta al exponer el ejemplo de iniciativas ya implantadas en otras ciudades de España, como Cádiz o Barcelona.

La comercializadora municipal permitirá evitar los cortes de suministro eléctrico a las familias, garantizando los mínimos vitales necesarios en función de la situación social y revirtiendo en el propio Ayuntamiento los presupuestos que actualmente se destinan a evitar los cortes de luz por las grandes comercializadoras privadas que reciben este dinero.

En relación a las Ayudas de Urgencia destinadas a las familiassin recursos, Broto ha exigido que se mantengan sus requisitos y procedimiento actual, sin restricciones a su tramitación que su consideración actual como subvenciones puede suponer, y que ha evitado durante más de 19.000 cortes de suministro energético, por una cuantía de 2,2 millones de euros el pasado mandato.

"Abogamos por retomar el Plan Municipal de Rehabilitación Urbana, dirigido a la mejora de accesibilidad y eficiencia energética de 3.000 viviendas, en especial, las de menores recursos", ha enfatizado Broto.

Además, ha instado al Gobierno de la ciudad a que continúe el trabajo realizado desde las ciudades la pasada legislatura, y lidere la reclamación de un bono social justo, que obligue a la adaptaciónde potencia y tarifa según las necesidades reales, y de aplicación automática, como sucede en Portugal desde 2016.

ONU

En rueda de prensa, Broto ha recordado que desde el 17 al 23 de febrero se desarrolla la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energética, cuyo objetivo es dar visibilidad a uno de los problemas con más impacto en la vida cotidiana de las personas.

En Aragón, según diferentes estudios, un 8,6 por ciento de los ciudadanos vive en situación de pobreza energética, frente al7,3 por ciento de la media de España, y destina de media 1.267 euros al año al pago de gastos de energía, 168 euros más que la media española.

El relator de las Naciones Unidas sobre la pobreza, Philip Alston, ha mostrado una "gran preocupación" y ha señalado en su informe que casi el 10 por ciento de la población de España "no podía permitirse el lujo de mantener su vivienda a una temperatura adecuada, lo que supone que las personas tienen que elegir entre calentar sus hogares yalimentar a sus hijos".

En el mismo sentido un reciente informe de Save The Children,analizando las condiciones de vida de diferentes tipologías de familias señala que el 33,4 por ciento de las madres solas en situación de riesgo habían tenido dificultades para afrontar el pago de facturas de electricidad o gas y que más de un 28 por ciento no pueden mantener la temperatura adecuada de la vivienda durante losmeses de invierno, 20 puntos más que la media.

INHÓSPITO

Los hogares de rentas más bajas gastan un tercio menos en energía que los de mayor capacidad adquisitiva, pero tienen que hacer un esfuerzo cuatro veces mayor para poder hacer frente a sus facturas de energía doméstica, ha dicho Broto.

La concejal de ZeC ha dicho que más allá de los "puros datos económicos" la pobreza energética implica importantes problemas para la salud y el desarrollo de las personas. "El problema se acentúa cuando encontramos menores en hogares donde se padece pobreza energética, ya que los progenitores se ven obligados a elegir entre calentar la casa o la alimentación".

Ha precisado que ambas opciones conllevan "consecuencias negativas" para toda la familia, especialmente para los más pequeños.Igualmente, ha dicho que no tener una temperatura adecuada afecta alrendimiento escolar provocando dificultades para concentrarse,también al éxito académico y al absentismo debido a tener que faltara clases por enfermedades.

"En algunos casos puede relacionarse con el riesgo de que los jóvenes no quieran estar en sus casas. Pasan más tiempo en la calle y eso puede ocasionar otro tipo de problemas. El hogar deja de ser un lugar de referencia y acogedor en el que desarrollarla vida y se convierte en un lugar inhóspito", ha observado Broto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento