Hallan 35 cuerpos calcinados, la mayoría de mujeres y niños, en una zona separatista anglófona de Camerún

  • El Ejército niega su implicación en una masacre que tampoco ha sido reivindicada por los independentistas.
Localización del departamento de Donga Matung, en Camerún.
Localización del departamento de Donga Matung, en Camerún.
GOOGLE MAPS

Un total de 35 cuerpos fueron encontrados calcinados el domingo por la noche en la localidad de Ngarbuh, en el departamento de Donga Matung de la región Noroeste de Camerún (una de las dos de mayoría anglófona en el país, y que se encuentra sumida en un conflicto entre grupos separatistas armados y las fuerzas gubernamentales desde 2017), según informaron este lunes a Efe testigos y fuentes militares.

"Este acto se llevó a cabo la noche del viernes al sábado, después del enfrentamiento de hombres armados no identificados", explicó a Efe un residente de la localidad, Timothy Ngwein, quien subrayó que la mayoría de los fallecidos son mujeres y niños.

Según fuentes militares que pidieron el anonimato, se trata de un ataque por venganza de uno de los grupos separatistas armados de habla inglesa que actúan en las dos regiones anglófonas del país.

"Su objetivo fueron 14 familias diferentes, acusadas de colaborar con el Ejército camerunés", apuntó esta misma fuente.

El jefe de personal de Defensa de Camerún, el general René Claude Meka, entrevistado por la estatal Radio Televisión de Camerún (CRTV), negó que sus tropas fueran responsables de las atrocidades y apuntó directamente a los separatistas.

Sin embargo, las causas o la naturaleza del ataque no ha sido confirmada por los grupos independentistas, que aún no se han pronunciado sobre el ataque.

Cerca de 3.000 muertos

La crisis en las regiones anglófonas, que comenzó en 2016 con protestas pacíficas y reclamos de un uso más igualitario del inglés en tribunales y centros educativos -en una nación en la que el 80% de la población es francófona-, se recrudeció a finales de 2017.

Ese año, después de que el Ejército reprimiera con dureza protestas a gran escala para celebrar la independencia simbólica de las regiones anglófonas, numerosos grupos separatistas comenzaron a exigir por medio de las armas mayores derechos.

El conflicto en estas regiones, donde viven 3 millones de personas, ha causado unos 3.000 muertos, según el International Crisis Group (ICG), y ha provocado más de 530.000 desplazados, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

En su informe mundial de 2020, Human Rights Watch (HRW) acusó a las dos partes de la contienda, las tropas gubernamentales y los combatientes separatistas, de graves violaciones de los derechos humanos.

Una denuncia rechazada por el portavoz del gobierno camerunés, Réné Emmanuel Sadi, quien sostiene que "el ejército camerunés no puede atacar a los civiles que protege de las bandas armadas".

Estatus especial

El pasado octubre, un diálogo nacional convocado en Camerún para tratar de solucionar las tensiones entre el Gobierno y los separatistas anglófonos concluyó con la recomendación de crear un estatus especial para las dos regiones de habla inglesa del país.

Y el Parlamento aprobó a finales de diciembre una ley con este régimen jurídico especial, que establece, entre otros asuntos, la participación de la población de estas regiones en el desarrollo de políticas públicas nacionales relacionadas con el sistema educativo y de justicia de habla inglesa.

Camerún fue colonia británica y francesa hasta 1960, cuando se independizó de ambas potencias e instauró un Estado federal que perduró hasta la celebración de un referéndum en 1972, que dio luz verde a su unificación. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento