Carolina, en 'First dates': "A los italianos les llamamos 'las nuevas mujeres' porque ya no conquistan"

  • "Los españoles son más abiertos y con más iniciativa", señaló la milanesa.
  • "Es muy difícil verme mal porque un día gris lo pinto de amarillo", afirmó Fernando, su cita.
Carolina, en 'First dates'.
Carolina, en 'First dates'.
MEDIASET

First dates comenzó la semana con una italiana que llegó pisando fuerte al programa de Cuatro ya que "solo pido a un chico que entienda como soy, que tengo una personalidad fuerte, y que no le miedo", afirmó Carolina.

La milanesa sorprendió a los espectadores y a los camareros del restaurante con un atuendo azul brillante, del que Matías Roure afirmó: "Me encanta tu vestido, es muy original", a lo que la joven contestó que "lo compré hace poquito".

Lidia Torrent quiso saber si: "¿Has encontrado mucha diferencia entre los españoles y los italianos?". Carolina respondió que "los chicos de Milan son muy señoritos, demasiado. Los españoles son más abiertos y con más iniciativa".

La camarera también señaló que "se dice que los italianos son unos conquistadores", pero la milanesa la contradijo ya que "en los últimos años no, entre mis amigas y yo les llamamos 'las nuevas mujeres' porque hacen los juegos psicológicos femeninos. Los hombres son los que tienen que conquistar".

Su cita fue Fernando, un sevillano que reconoció en su presentación que "mi día a día es siempre de cachondeo, es muy difícil verme mal porque un día gris lo pinto de amarillo".

Fernando, en 'First dates'.
Fernando, en 'First dates'.
MEDIASET

El carpintero tenía multitud de tatuajes por todo el cuerpo y la cara, algo que llamó mucho la atención de Torrent: "Tiene muchas historias grabadas en la piel", le advirtió a la italiana.

Pero Fernando se decepcionó un poco porque "me esperaba una chica andaluza, cuando he visto que era italiana me ha parecido atrevido, pero he pensado que vamos a echarle cojones", afirmó entre risas. Mientras ella reconocía que "creo que no voy a entender muy bien tu acento".

En la cena, Fernando le contó que era cantaor de flamenco, algo que impresionó a su cita: "La música para mí es todo", afirmó el sevillano. También hablaron de los tatuajes que cada uno llevaba en el cuerpo, aunque él ganaba por goleada.

Pero a Carolina, pese a que tenían algunos puntos en común respecto a su personalidad, señalo que "es muy parecido a mí porque tenemos intereses comunes. He pensado que era una putada porque no me gusta físicamente, me ha parecido bajo y a mí me gustan igual o más altos que yo".

Al final, la milanesa no quiso una segunda cita con Fernando porque "me has preguntado muy poco sobre mí, he sentido que no te importaba. Y también porque no me gusta la barba, la odio".

Por su parte, el sevillano tampoco quiso volver a quedar: "No es el prototipo de mujer que me gusta, las prefiero más aflamencadas".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento