La borrasca Dennis que azota a gran parte de Europa dejará estos días olas de hasta seis metros en el norte de España

Inundaciones en el Reino Unido por la tormenta Dennis.
Inundaciones en el Reino Unido por la tormenta Dennis.
EFE
En Viavélez, Asturias, el mar salta al abordaje de quienes quieren capturar su estado más salvaje. Una impetuosidad que arrastra riesgos que algunos contemplan desde muy cerca sin temerle a un Cantábrico que se abalanza sobre la costa asturiana y se precipita también sobre San Sebastián.

Los coletazos de la potente borrasca Dennis que desde hace varios días está afectando a una gran parte de Europa azotará también con fuerza estos días al litoral cantábrico. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) mantiene este lunes activado el aviso naranja (riesgo importante) en el País Vasco, Cantabria, Galicia y Asturias, donde se prevé que haya fuerte oleaje, con olas de hasta seis metros en muchos puntos y rachas de viento de hasta 100 kilómetros por hora en las zonas más altas y más expuestas.

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha señalado que después del fin de semana de tiempo propio de la primavera en la mayor parte de España, este lunes y martes bajarán notablemente y recuperarán los valores normales para estas fechas, pero de nuevo volverán a subir el miércoles.

De esta forma, este lunes se reforzará el anticiclón de las islas Azores que, desde su posición enviará vientos del norte y esto provocará algo de lluvia en Galicia y en las comunidades cantábricas y, de forma más débil y dispersa podrán afectar también a puntos dispersos de la meseta norte y del sistema central. En el interior seguirán las nubes bajas y la cota de nieve descenderá hasta los 1.000 metros en la cordillera cantábrica y Pirineos.

El portavoz ha informado de que caerán las temperaturas hasta 6 u 8 grados centígrados en el interior, mientras que en el Mediterráneo subirán incluso 4 o 5 grados respecto al día anterior.

De cara al martes, ha dicho que la situación meteorológica será "parecida" y se esperan lluvias débiles en general en el extremo norte, sobre todo en el Cantábrico oriental y Pirineos y, ese día, también puede haber algo de lluvia en el litoral Mediterráneo y en el Estrecho.

En el resto del país el ambiente estará despejado y la cota de nieve seguirá en unos 1.000 metros al tiempo que aparecerán las heladas nocturnas en el centro y norte peninsular. Las temperaturas volverán a bajar, sobre todo en la meseta norte, hasta 6 u 8 grados centígrados respecto al día anterior.

En cuanto al miércoles y los siguientes días ha adelantado que "lo más probable" es que siga el anticiclón y los cielos despejados en general, excepto en el noroeste, con alguna lluvia débil.

Las temperaturas volverán a subir de nuevo aunque seguirán las heladas nocturnas, algo menos intensas que el día anterior. De nuevo las máximas se situarán por encima de lo normal especialmente en el centro y en el sur de la Península. "Lo más probable es que los siguientes días se mantenga el tiempo estable", ha incidido.

De este modo, ha explicado que febrero de 2020 se está comportando como un mes "muy seco", porque en el conjunto de España en lo que va de mes ha llovido menos del 25% de lo normal. "No ha llovido prácticamente en la mayor parte de España en los primeros 13 días. Apenas se ha pasado de 5 litros por metro cuadrado acumulados en puntos del noroeste y el cantábrico", ha comentado.

Del Campo ha precisado que la media de precipitación en febrero en España son 53 litros por metro cuadrado, por lo que el segundo mes del años se sitúa en la "zona media" de la clasificación de meses lluviosos. En concreto, ha dicho que hay seis meses más lluviosos que febrero y cinco más secos, que son los tres del verano junto con marzo y septiembre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento