La agorafobia, el miedo a los espacios abiertos que afecta sobre todo a mujeres

  • Una persona con agorafobia tiene múltiples miedos irracionales.
  • Algunos estudios afirman que un 4% de la población sufre este trastorno.
Mujer con agorafobia
La mayoría de las personas que sufren agorafobia son mujeres.
GTRESONLINE

La agorafobia es un miedo intenso que sufren algunas personas y que les provoca ansiedad y ataques de pánico cuando se encuentran en un lugar que no consideran seguro. En muchos casos, ese lugar seguro es su hogar, por esta razón, suele relacionarse la agorafobia con personas que se recluyen en su casa.

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV-TR) "la agorafobia suele aparecer en el contexto del trastorno de angustia con agorafobia y en la agorafobia sin historia de trastorno de angustia". Además, apunta que "la característica esencial de la agorafobia es la [...] ansiedad".

La Asociación Madrileña de Agorafobia (AMADAG) brinda unos datos muy interesantes. Indica que "algunos estudios registran que hasta un 4% de la población puede padecer agorafobia en diferentes grados" y que la mayoría de los pacientes son mujeres. 

¿Qué miedos tiene una persona con agorafobia?

Los miedos que tiene una persona con agorafobia son diferentes para cada individuo. Algunos que recoge la AMADAG son el temor a hacer el ridículo, desmayarse o morir, volverse loco o perder el control. Además, en ocasiones estos miedos tienen que ver con la propia anticipación de lo que puede suceder. Es decir, se puede temer un posible ataque de ansiedad o a pasarlo mal, lo que provoca que la persona se quede en su lugar seguro.

El DSM-IV-TR indica que estos miedos surgen "al encontrarse en lugares o situaciones donde escapar puede ser difícil (o embarazoso) [...] o donde [...] puede no disponerse de ayuda". Esto provoca que la persona con agorafobia evite ciertas circunstancias como salir de casa, coger el autobús, etc.

Cuando una persona con agorafobia se expone a esas situaciones que le provocan ansiedad o ataques de pánico, la taquicardia, despersonalización o desrealización, parestesias, sensación de ahogo, sudoración y mareos son algunos de los síntomas que experimentará. Estos son tan intensos que necesitará volver a su lugar seguro de inmediato.

El lugar seguro de las personas con agorafobia

Aunque la mayoría de las personas con agorafobia suelen refugiarse en su casa, todo dependerá de su miedo. Si temen coger el autobús, su lugar seguro será utilizar el coche, por ejemplo, o ir a pie. Esto les ayuda a evitar su miedo, impidiendo que lo resuelvan. 

El DSM-IV-TR afirma que "a estos individuos les resulta más fácil encararse a las situaciones temidas si se hallan en compañía de un conocido". Por eso, es conveniente que durante el proceso de terapia un familiar o amigo pueda participar en los diferentes ejercicios que recomendará el terapeuta.

Afortunadamente, gracias a que hoy podemos disponer de Internet en casa y comunicarnos con otras personas sin necesidad de salir, es posible tratar la agorafobia realizando terapia online. En algunos casos, puede ser necesario complementarla con ansiolíticos o antidepresivos. El tipo de terapia recomendada, y la que mejor funciona, es la cognitivo-conductual.

¿Quién puede sufrir agorafobia?

Existen personas que tienen más predisposición a sufrir agorafobia que otras. Según AMADAG, tener una vulnerabilidad genética, el rechazo a experimentar sensaciones nuevas, haber vivido alguna experiencia traumática o la sobreprotección pueden influir en su aparición.

En cualquier caso, se debe tener claro que la agorafobia se puede tratar y que cuanto antes se busque ayuda, mejor. Este trastorno suele limitar la vida de quienes lo padecen, tanto que muchos "aseguran que su vida 'es un infierno'"

Mostrar comentarios

Códigos Descuento