El juez reconoce la incapacidad permanente de una teleoperadora de Konecta Valladolid despedida por una disfonía

El Juzgado de lo Social número 2 de Valladolid ha fallado en favor de una teleoperadora de la empresa Konecta Servicios de BPO en Valladolid que fue despedida tras sufrir una disfonía.

La sentencia, contra la que cabe recurso, reconoce la situación que sufrió esta mujer, afectada por dicha enfermedad. Y no solo eso, sino que falla con el reconocimiento de su incapacidad permanente total y la consiguiente indemnización, según informan fuentes de CCOO a través de un comunicado recogido por Europa Press.

La trabajadora fue dada de alta tras más de 18 meses de incapacidad transitoria (baja) al considerar que sus lesiones no suponían un grado de disminución laboral suficiente para constituir una incapacidad permanente.

Tras el alta e incorporación inmediata al trabajo, ella llevó a cabo un reconocimiento médico laboral que determinó su no aptitud para poder desempeñar su cometido profesional. A raíz de este hecho, la empresa procedió a su extinción laboral.

Ante este proceder de la Dirección de Konecta, la afectada, asesorada por CCOO, reclamó la resolución del INSS. Finalmente, la sentencia viene a declarar la incapacidad permanente total de esta trabajadora para su profesión habitual.

"Esta sentencia viene a ratificar la tendencia cada vez mas continúa de judicializar por parte de la Administración (INSS) los procesos de incapacidad, que lamentablemente conllevan unos gastos económicos y temporales muy grandes para las personas afectadas".

CCOO sigue insistiendo en la necesidad de que los trabajadores sigan denunciando este tipo de comportamiento de las empresas, "puesto que nos va en ello nuestra salud, y quién sabe si hasta nuestra vida", remarca Sheila Mateos, responsable regional de Salud Laboral.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento