Alertan de epidemias en Cañada Real por las ratas muertas que flotan tras las riadas

  • Los niños chapotean descalzos en las balsas junto a los roedores.
  • Las riadas de la semana pasada inundaron los poblados chabolistas.
  • Piden la declaración de 'urgencia e interés general'.
Inmediaciones de la Cañada Real tras la inundación. (M. GONZÁLEZ)
Inmediaciones de la Cañada Real tras la inundación. (M. GONZÁLEZ)
El grupo de voluntarios de la parroquia de Santo Domingo de la Calzada, situada en la Cañada Real Galiana, solicitó a la Comunidad de Madrid que extienda al Gallinero la
condiciones de insalubridad provocada por las tormentas".
Un Madrid que quiere ser olímpico no puede hacer oídos sordos a esta situación
Aunque reconocen que el Gallinero es un asentamiento ilegal, solicitaron amparo a las Administraciones para salvaguardar los derechos humanos de sus habitantes, unas
500 personas repartidas en unas 130 familias, casi todas de origen gitano rumano. "Un Madrid que quiere ser olímpico y una Comunidad que dice ser la suma de todos, no puede hacer oídos sordos a esta situación", señalaron los voluntarios.

Uno de ellos, Angel Castiblánquez, pidió también ayuda al Ayuntamiento de Madrid, al que pertenece el poblado chabolista, para que les facilite una pala excavadora con la que trabajar en las labores de reconstrucción este fin de semana. Concretamente, pretenden tapar los grandes socavones provocados por las lluvias, estabilizar el terreno y colocar las chabolas más afectadas en un terreno más estable, ante futuras inundaciones.

Solicitan voluntarios

Asimismo, la parroquia de Santo Domingo de la Calzada ha solicitado voluntarios para trabajar este fin de semana en las labores de desagüe y reconstrucción de las infraviviendas, así como ropa, colchones y otros enseres "para que los niños vuelvan el lunes al colegio aseados".

Los voluntarios reconocieron el trabajo desarrollado ayer por los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, que trabajaron durante siete horas para eliminar las balsas de agua acumulada tras la tormenta del lunes. En estas labores participaron tres dotaciones de Bomberos, con dos vehículos de desagüe, una furgoneta con material para el achique de agua con dos bombas adicionales y un coche de mando desde las 10.30 a las 17.30 horas.

Si vuelven a llamarnos para solicitar ayuda, allí estaremos
"Había zonas muy anegadas, con bastante profundidad. Aunque las bombas han sufrido, han trabajado a un ritmo aceptable, aunque no óptimo.
La zona ha quedado más limpia, pero si vuelven a llamarnos para solicitar ayuda, allí estaremos", destacó el portavoz de Emergencias.

Por otro lado, el voluntario de la parroquia alertó del posible riesgo de epidemia y peligro de infecciones en el Gallinero, provocado por las enfermedades que transmiten la ratas muertas, que se amontonan en las balsas de agua, donde los niños chapotean descalzos. Así se lo transmitió la doctora de la unidad del Servicio del Samur-Protección Civil de Madrid que atiende a esta población.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento