Sindicato Médico alerta de un "aumento" de las agresiones a facultativos en los últimos meses

El Sindicato Médico CESM ha denunciado públicamente la "desprotección" de los facultativos frente a las agresiones, en un contexto de "aumento" de las mismas durante los últimos meses.

Desde el Sindicato Médico lamentan, una vez más, "la situación de desprotección de los facultativos frente a las agresiones en los centros de salud y consultorios de Atención Primaria del Servicio Murciano de Salud".

"Son muchos, todavía, los centros sanitarios que no disponen de las medidas de seguridad necesarias para prevenir estos ataques", dice. Por ejemplo, el centro de salud del Barrio del Carmen "no cuenta con guardia de seguridad y fue escenario recientemente de la agresión a una médica de familia, por parte de un paciente que la insultó y amenazó por no recetarle un medicamento".

El Sindicato Médico considera que, aunque algunas agresiones son de difícil prevención, otras se podrían evitar con medidas como contar con un agente de seguridad presencial, mamparas de seguridad o botón antipánico".

El Sindicato Médico CESM considera "vergonzoso" que los miembros de los equipos sanitarios "tengan que enfrentarse, en ocasiones a diario, a una absoluta desprotección y a situaciones que ponen en riesgo su integridad física y mental mientras ejercen su trabajo, cuando es responsabilidad de la empresa garantizar la seguridad de sus trabajadores".

Para solucionar este problema, desde el Sindicato CESM se viene exigiendo, de forma reiterada, "la presencia de personal de seguridad en todos los centros de trabajo y que la Administración, como garante en materia de prevención de riesgos laborales, se haga cargo de la seguridad de sus trabajadores".

Además, recuerda a los facultativos que el Colegio de Médicos cuenta con un teléfono de asistencia jurídica gratuita 24 horas para víctimas de agresiones: '616 660995' y que cualquier compañero que sufra una agresión también puede ponerse en contacto con el Sindicato para pedir asesoramiento.

Igualmente, subraya la necesidad de denunciar cualquier tipo de agresión, física o verbal, ante Policía Nacional o Guardia Civil y no permanecer callado si se sufre o presencia algún ataque de este tipo; recordando que la agresión a un facultativo es un delito contra la autoridad sanitaria castigado en el artículo 550 del Código Penal con penas de prisión que pueden llegar a 4 años. Del mismo modo, CESM pide a los compañeros que denuncien las deficiencias en prevención que puedan detectar en sus centros de trabajo.

¡¡¡FRENTE A LAS AGRESIONES, TOLERANCIA CERO!!!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento