Jurado Popular declara culpable por unanimidad al acusado de matar a su mujer, condenado a casi 15 años de cárcel

El acusado de asestar hasta 9 puñaladas, dos de ellas de mortal necesidad, a su pareja en abril de 2018, identificado como E.A.F., ha sido declarado culpable por unanimidad por el tribunal del jurado.
El acusado de matar a su mujer y amenazar a sus tres hijas, en abril de 2018, condenado en sentencia firme a casi 15 años de cárcel
El acusado de matar a su mujer y amenazar a sus tres hijas, en abril de 2018, condenado en sentencia firme a casi 15 años de cárcel
EUROPA PRESS - Archivo

En sentencia firme, cuyo fallo ha adelantado el magistrado presidente del Tribunal del Jurado, Álvaro Castaño, ha sido condenado a casi 15 años de cárcel por un delito de homicidio y tres delitos de amenazas a sus hijos, uno de ellos menor de edad en el momento de los hechos.

El juicio, que estaba previsto que se desarrollara inicialmente en varias sesiones, se vio reducido en tres sesiones, tras la lectura del veredicto este jueves, al reconocer los hechos el procesado.

En estas tres sesiones del juicio oral han declarado dos de los tres hijos del fallecido y el médico forense que realizó la prueba pericial, ya que al resto de pruebas renunciaron tanto el Ministerio Fiscal, como acusación particular y defensa.

El jurado ha considerado culpable por unanimidad a E.A.F. de haber matado a su mujer y amenazado a sus hijos con el mismo cuchillo con el que apuñaló a su esposa, por lo que no ha visto razones de justicia para solicitar un indulto.

El magistrado presidente del Tribunal del Jurado ha adelantado el fallo de la sentencia, que es firme, y ha condenado a E.A.F. a 12 años, seis meses y un día de prisión por el delito de homicidio, así como libertad vigilada durante una década; y a 9 meses por cada uno de los tres delitos de amenazas hacia sus hijos, con la prohibición de aproximación durante dos años.

Asimismo, deberá asumir el pago de las costas procesales e indemnizar con 100.000 euros en total a sus dos hijas, y al que era menor, en el momento de los hechos, en 75.000 euros en concepto de daño moral, tal como solicitaba el Ministerio Fiscal, así como la acusación particular y la propia defensa, que se adhería a las penas de la representante del Ministerio Público.

RECONOCIÓ LOS HECHOS EN LA PRIMERA SESIÓN DEL JUICIO

En la apertura del juicio oral, el acusado reconoció haber matado a su pareja y amenazar a sus tres hijos, uno de ellos menor de edad, cuando intentaron socorrerla y en el derecho a su última palabra pidió perdón.

Sin embargo, fue expulsado de la sala, por orden del magistrado, debido a los gestos que realizó cuando estaba prestando declaración una de sus hijas, alegando que era "mentira" lo que relataba la joven.

Precisamente, sus dos hijas confesaron que su padre solía maltratar a su madre, incluso cuando estaba dormida la golpeaba y también se emborraba.

Una de ellas recordaba la escena del crimen machista: "Vi a mi madre en el suelo, él estaba de rodillas sobre ella, grité y vi que la apuñaló dos veces seguidas y después se dirigió a mí, levantó el cuchillo y salí corriendo". La segunda en declarar ha asegurado que su padre les amenazó con el mismo cuchillo con el que apuñaló a su madre.

Por su parte, el médico forense ha señalado que de las 9 puñaladas que recibió la víctima, que presentaba heridas de defensa en las manos, dos de ellas fueron "realmente graves, de mortal necesidad, que afectaron al pulmón, tórax y corazón".

El Ministerio Fiscal rebajó la pena, al tener en cuenta el reconocimiento de hechos por parte del acusado, y solicitó entonces 12 años, 6 meses y un día de prisión por el delito de homicidio y por los tres delitos de amenazas a sus hijos 9 meses de cárcel, aunque mantiene las indemnizaciones.

La acusación particular y la defensa se sumaron a la petición del representante del Ministerio Público y reclamaron que el procesado indemnice con 50.000 euros a cada uno de sus tres hijos y al menor en 75.000 euros en concepto de daño moral.

RELATO DE LOS HECHOS

Los hechos, según la Fiscal, se remontan a abril de 2018, cuando el procesado viajó a Murcia, donde se encontraba su pareja residiendo con sus tres hijos, con la intención de regresar al domicilio familiar, ya que había una situación de conflicto familiar en la que medió Cruz Roja.

La ONG envió a Gerona al acusado y el resto de la familia, víctima y sus tres hijos, uno de ellos menor de edad, se quedó residiendo en la capital murciana.

Sin embargo, el procesado, no aceptando esta situación, decidió regresar a Murcia, sin aviso previo, y personarse en el domicilio de su pareja. Se inició entonces una "acalorada" discusión entre ambos, ya que la víctima se negaba a retomar la relación.

El acusado no aceptó la negativa de su pareja, momento en el que la agarró violentamente y guiado con el ánimo de quitarle la vida, le asestó hasta nueve puñaladas a la altura del pecho.

La víctima logró protegerse con las manos y brazos y aunque consiguió huir del domicilio hasta el patio trasero del edificio, fue seguida por el individuo, quien aprovechó para asestarle dos puñaladas más, falleciendo finalmente como consecuencia de un 'shock' hipovolémico.

Los tres hijos intentaron socorrer a su madre, que yacía en el suelo, pero tuvieron que huir de la vivienda y pedir ayuda, ante la actitud de su padre que, guiado con el ánimo de menoscabar sus respectivas integridades psíquicas y de infundirles temor, esgrimió a los tres hijos el mismo cuchillo que aún llevaba en sus manos, sin llegar a alcanzarles.

Finalmente, el acusado fue localizado minutos después y los testigos de la zona observaron cómo se deshacía del arma homicida.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento