Raquel Bollo posa por primera vez con su hija, Alma Cortés, y con su nieta, Jimena

Raquel Bollo con su hija Alma Cortés durante la pasarela We Love Flamenco.
Raquel Bollo con su hija Alma Cortés durante la pasarela We Love Flamenco.
GTRES

Apenas ha pasado poco más de una semana cuando las tres generaciones Bollo, Raquel, que ya es abuela a sus 44 años, su hija Alma Cortés, que este 2020 cumple 21, y ahora la pequeña Jimena, fruto de su relación con Juan José Peña, han posado juntas.

Ha sido en un comentadísimo reportaje en redes (sobre todo por el inmenso parecido que guardan Raquel y Alma, lo que motivado algún que otro fotomontaje) para la revista Lecturas en el que han hablado no solo del parto sino también de Isabel Pantoja o de, claro, la polémica en Sálvame.

De la tonadillera, a la que Alma llama "tía", afirma que "estuvo superpendente de todo desde que entré hospitalizada hasta el final" y que fue un apoyo constante. "Tenía unos dolores de muerte. Yo aguantaba y ella me iba hablando. Me dijo que todo iba a salir bien. Estuvo al teléfono con mi madre en videollamada todo el rato".

Además, la cantante estaba pasando por un momento durísimo en la familia: la muerte de la madre de Irene Rosales, esposa de Kiko Rivera, quien a su vez es primo de Alma. La propia Raquel Bollo se alejó de su hija y su nieta para acompañar en el sentimiento a quienes más lo necesitaban.

"Me gustaría que mi hija recibiera de mí lo que yo recibo de mi madre. Ella ha sido maravillosa, mi mayor ejemplo", ha comentado llena de emociones Alma Cortés, que ahora mismo se encuentra estudiando Derecho. Su madre respondía: "La sensación no se puede explicar. Me he hartado de llorar".

Tuvo tiempo desde luego, porque si bien durante el embarazo fue "superfeliz", el parto se alargó bastante más de la cuenta, llegando las casi 24 horas para la mamá primeriza. "El parto en sí no fue largo, pero tuve que ir al hospital antes porque la bolsa se había roto y tuvieron que inducirlo. Ingresé un jueves a las cinco de la tarde, y mi hija no nació hasta las cinco y cuarto de la madrugada del viernes al sábado", ha detallado.

Ahora asegura estar descansando y a expensas de los cuidados de su madre y su pareja, dado que aún persisten los dolores que le causan los puntos que hubieron de darle los doctores. Eso sí, mejor que Raquel Bollo se vaya acostumbrando porque en nada Miguel, su otro hijo, será padre junto a su pareja, Junquera.

De hecho, ese puede ser uno de los motivos por los que no vuelva a Sálvame en una temporada, porque está pasando una de sus peores etapas en Telecinco y ha dejado bien claro que no va a aguantar más si algunos compañeros siguen hablando de su familia.

"Fue un momento malo. Nunca he exigido nada ni lo haré, pero se debería haber respetado el tiempo prudente para contar que yo estaba embarazada. Si yo hubiera decidido no seguir hacia delante, me hubiesen linchado", opina Alma de la polémica que, sobre todo, ha sacudido a su madre.

"Sé todo lo que tengo que saber de mi vida. Si es en cuanto a mis hijos, no voy a pasar ni una más. Si me tengo que ir para poder demandar al programa al que tengo tanto que agradecer, lo haré", advirtió, así como se mostró furiosa y contundente al dirigirse a la dirección del espacio.

"Sé que hacéis vuestro trabajo, pero tenéis que valorar lo que tenéis. Y yo creo que valgo mucho como colaboradora, pero valgo más como persona", eran sus palabras, que esperan respuesta, dado que ella no ha regresado al plató desde su sonada partida.

"No sé si volveré a Sálvame. Ni ellos me han vuelto a llamar ni yo a ellos. Estoy disfrutando de mi niña y no quiero malos rollos. Cuando Alma se puso de parto, hacía pocos días de la historia esta y había mal rollo", ha admitido, así como ella no va a aguantar "injusticias".

"En Sálvame he vivido cosas que no me merezco y que no son de recibo. A veces, hay que parar y pensar. Ahora, solo tengo la cabeza para llenarla de alegría y amor", ha declarado la andaluza, que ha sido muy apoyada dentro y fuera del programa por Gema López y Belén Esteban, y que para terminar su azote ha lanzado un último sermón.

"A todos nos ha tocado, no soy de las que se alegra cuando les toca a los demás, pero el que te duele es el tuyo, y sobre todo cuando es contra alguien que quieres. Se ha tocado todo muy rápido y sin tener un límite. Los que deciden no dedicarse a esto tienen la libertad de no hacerlo. Todo hay que respetarlo, y eso no ha sido así", ha zanjado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento