Una espectadora relata el accidente del WiZink: "Nos había llamado la atención el foco y, de repente, Sabina desapareció"

Joaquín Sabina durante su concierto en el Wizink Center el 12 de febrero de 2020
Joaquín Sabina, durante su concierto.
EUROPA PRESS
Joaquín Sabina, durante su concierto.
ATLAS

Los espectadores que asistieron en directo, este miércoles, al concierto conjunto de Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat en el WiZink Center de Madrid se llevaron un tremendo susto cuando el jienense protagonizó una caída por la que, al final, se tuvo que cancelar el show.

Aunque al principio hubo mucho desconcierto, finalmente se aclaró que no había sido un desmayo, sino una caída al foso de seguridad a causa de un foco que lo habría deslumbrado, lo que había llevado al artista al suelo cuando el espectáculo apenas llevaba media hora de recorrido.

"Llevaban solo tres canciones. Iban a hacer la cuarta, pero antes se puso a hablar de Mediterráneo, que sería la próxima en cantar, y, de repente, desapareció", cuenta a 20minutos Carmen, una asistente al concierto.

"El escenario está todo oscuro y había un focazo alumbrándolos a ellos. Estaba andando por el escenario y se le acabó sin darse cuenta. Fue como si el escenario tuviera una trampilla", relata.

"Algunos creían que le había dado un mareo, pero luego vimos que no, que se había caído"

Sabina, que ha sido llevado en camilla fuera del escenario, sufrió un fuerte golpe en el hombro y un golpe en la cabeza y, tras ser reconocido por los médicos del recinto, salió de vuelta para despedirse del público y pedir disculpas por la cancelación. "Ocurrió todo en cuestión de media hora", cuenta Carmen.

Durante ese escaso, aunque para los espectadores del recinto madrileño, eterno periodo de tiempo, el desconcierto se apoderó de los asistentes. "Algunos creían que le había dado un mareo, pero luego vimos que no, que se había caído".

El foso de seguridad en el que cayó Sabina.
El foso de seguridad en el que cayó Sabina.
CARMEN

La seguidora de Sabina y Serrat relata cómo lo vivió ella. "Yo estaba con mi marido. Estábamos en un lateral, pero arriba del todo del WiZink, por lo que podíamos apreciar bien el focazo que les iluminaba sobre el escenario. Incluso lo habíamos comentado él y yo, porque nos había llamado la atención", comenta. "Alumbraba tanto que el efecto del foco no dejaba ver ni las primeras filas, pero vamos, que en cierto modo es normal".

Una vez suspendido, tanto la megafonía del pabellón como la promotora apuntaron al 22 de mayo como fecha en la que Sabina y Serrat retomarán presumiblemente esta cita que, como la celebrada hace unas semanas en el mismo espacio, tenía todo el aforo agotado. "Había gente que decía que no podrá asistir ese día, suponemos que no habrá problemas en devolverles el dinero y, las localidades que queden libres, serán puestas a la venta".

"No tiren las entradas los que quieran venir en mayo", concluyó antes de que la gente abandonara el recinto Serrat, colocado detrás de la silla de ruedas de Sabina.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento