Los motivos que llevaron a Salma Hayek al hospital la noche de los Oscar

La actriz Salma Hayek posa, como si fuera una diosa griega, sobre la alfombra roja de la 92ª edición de los Oscar. El diseño, por repetido, no gustó mucho a los expertos en moda.
La actriz Salma Hayek posa, como si fuera una diosa griega, sobre la alfombra roja de la 92ª edición de los Oscar. El diseño, por repetido, no gustó mucho a los expertos en moda.
DAVID SWANSON / EFE

A todos nos ha pasado aquello de tener muchas expectativas de una gran noche y que, en un momento dado, todo se tuerza y acabe de la forma más inesperada. Y quien diga que no, miente; pues hasta Salma Hayek se ha enfrentado a esta situación… la misma noche de la gala de los Oscar. Si bien es cierto que el evento más seguido de Hollywood comenzaba de una forma inmejorable –la actriz destacaba entre los (este año pocos) mejores vestidos y se libraba del temido grupo de los modelitos desastrosos–, la noche no terminó en una de las exclusivas fiestas organizadas por algunos de los anfitriones más destacados, como Elton John o la publicación Vanity Fair… ¡Sino en el hospital!

Así lo contó en su cuenta de Instagram la propia Hayek, quien subió una fotografía desde el Centro Médico Cedars-Sinai –eso sí, luciendo el Gucci que había elegido para la postgala– y en compañía de su gran amiga y mánager Evelyn O’Neill. Resulta que esta última tuvo un pequeño pero doloroso accidente en la muñeca que las llevó al hospital "hasta que salió el sol", tal y como relató la actriz, quien, lejos de tomarse el incidente de forma negativa, prefirió alabar el aguante de su amiga. "Evelyn, nunca había visto a nadie soportar tanto dolor con tanta gracia", le dedicó.

Una gala de diez

Si bien es cierto que el final de la noche fue inesperado, las horas de antes, la actriz mexicana pudo disfrutar de una completa gala en la que no faltó de nada –ni si quiera las patatas españolas Bonilla a la Vista que ha lanzado a la fama la oscarizada Parásitos–. Así, además de lucir espectacular en la alfombra roja con un Gucci de la colección de novias, Salma disfrutó mucho de la velada en compañía de grandes amigos, como Penélope Cruz, Natalie Portman, Elvira Lind o Benjamin Millepied. Y, aunque acabase en el hospital, sus palabras apuntan a que su paso dejó grandes anécdotas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento