Así es la operación Antitox contra la caza en España: mutilaciones, veneno, 1.628 métodos ilegales y 28 investigados

  • Cerca de 120 animales han sido envenenados y se han localizado 1.628 métodos de caza prohibidos.
El Seprona ha encontrado 1.628 métodos de caza prohibidos. Cerca de 120 animales han sido mutilados o envenenados, entre ellos ejemplares de lince ibérico, águilas imperiales, milanos reales y multitud de perros de caza.
El Seprona ha encontrado 1.628 métodos de caza prohibidos. Cerca de 120 animales han sido mutilados o envenenados, entre ellos ejemplares de lince ibérico, águilas imperiales, milanos reales y multitud de perros de caza.
El Seprona ha encontrado 1.628 métodos de caza prohibidos. Cerca de 120 animales han sido mutilados o envenenados, entre ellos ejemplares de lince ibérico, águilas imperiales, milanos reales y multitud de perros de caza.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), de la Guardia Civil, investiga a 28 personas por uso ilegal de cebos envenenados en el medio natural en una actuación enmarcada en la operación Antitox, desarrollada durante todo el pasado año y con la que se han localizado 1.628 métodos de caza prohibidos.

Tras las 289 inspecciones llevadas a cabo en fincas cinegéticas, explotaciones ganaderas y establecimientos fitosanitarios, también se encontraron 120 animales envenenados. Entre los cadáveres de los animales, se hallaron algunos de lince ibérico, de águila imperial y de milano real, según informó la Dirección General de la Guardia Civil.

Además, la Guardia Civil ha incautado 47 cebos envenenados y 66 kilos de productos tóxicos, y ha interpuesto 175 infracciones a la normativa de sanidad vegetal, la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, y legislación cinegética de diferentes comunidades autónomas.

Llevada a cabo de manera anual, la operación Antitox combate el uso de veneno y otros medios no selectivos de caza en el medio natural. Ahora cuenta con la participación del Servicio Cinológico y del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil.

Por su parte, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha colaborado con los investigadores al aportar una mayor formación sobre la materia.

Investigación de estos delitos

La investigación de este tipo de delitos resulta muy compleja por tres motivos: la ausencia de testigos, la ocurrencia en zonas aisladas y el conocimiento del medio por parte de los autores.

Además, la propia naturaleza de estos delitos requiere una formación policial cada vez más especializada, en la que se conjugan aspectos tan diversos como inspección ocular de los escenarios, análisis de ADN, cotejo balístico o métodos de investigación propios de la delincuencia.

Uno de los aspectos más destacados de la operación Antitox lo constituye la participación del Servicio Cinológico de la Guardia Civil. Las unidades caninas de la Guardia Civil son un elemento clave en la lucha contra el uso de cebos envenenados y sirven de ejemplo de formación para cuerpos policiales extranjeros.

Hallazgo de la sustancia aldicarb

Entre las actuaciones destacadas en la operación Antitox, agentes de la Guardia Civil y medioambientales localizaron varios cadáveres de animales en los exteriores de una finca ganadera en la provincia de Toledo, así como trozos de carne que contenían sustancias tóxicas. Tras inspeccionar terrenos y fincas cercanas, se hallaron cadáveres de especies en peligro de extinción, como un águila imperial y varios milanos reales y zorros. Se investiga a una persona por estos hechos.

En Alicante, agentes del Seprona y componentes del Servicio Cinológico de Valencia y Madrid iniciaron una investigación a raíz de denuncias por envenenamiento de animales. Localizaron en una parcela elementos prohibidos para la caza, como cepos y jaulas trampa. También encontraron armas de fuego sin documentación y numerosos cartuchos de diverso calibre. Se denunció al dueño de la parcela por tales hechos.

El Seprona halló 12 buitres leonados muertos en un radio aproximado de apenas 150 metros en las laderas de un cerro cercano al municipio de Ciudad Real. Todos ellos estaban intoxicados de manera secundaria al encontrar el foco en restos de un galgo muerto, cuyo cadáver también fue analizado. En la misma provincia también fueron encontrados muertos cinco buitres negros en una zona aislada, también debido a envenenamiento por intoxicación secundaria. Las investigaciones siguen abiertas para esclarecer la autoría de estos hechos.

En el Barrio del Cortijo (Logroño) fueron hallados un zorro muerto, los restos de una gallina de corral y el cadáver de un mirlo. También se localizaron unos envases con una sustancia denominada aldicarb (prohibida en toda la UE desde 2007 por su alta toxicidad). El autor de los hechos fue detenido por la comisión de un delito contra la flora y fauna. También se encontraron rodenticidas en parcelas agrícolas de Cenicero y Murillo de Río Leza.

En tres viviendas de Fortuna, Mula y Campos del Río (Murcia) se ha hallado veneno aldicarb, armazones de armas cortas, cartuchos de postas, pólvora y útiles para la recarga de cartuchos, munición metálica, artificios pirotécnicos, un arco y varias flechas, cepos, trampas y lazos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento