La ley de eutanasia echa a andar en el Congreso con la oposición de PP y Vox

  • La derecha, salvo Cs, defiende los cuidados paliativos y acusa al PSOE de querer ahorrar con la muerte de enfermos.
  • "El dolor y el sufrimiento humanos no tienen ideología", rebate la exministra socialista Luisa Carcedo.
  • "La posición de la derecha en la eutanasia es que se joda Ramón Sampedro", espeta Pablo Echenique.
Carcedo apoya la ley de eutanasia como un derecho "libre de presión"
La exministra y diputada del PSOE Luisa Carcedo.
Europa Press
Con esta votación sale adelante la tramitación del texto de la ley de eutanasia, solo con los votos en contra de Partido Popular y VOX. Es la tercera vez que la ley llega al Congreso y, esta vez sí, consigue luz verde.

Con un bronco debate, pero también con un fuerte apoyo transversal, el Congreso de los Diputados aprobó este martes el inicio de la tramitación de la proposición de ley de eutanasia, planteada por el PSOE. Además de los socialistas, Unidas Podemos, Cs, ERC, PNV, EH Bildu, CUP, JxCat, Más País y Compromís (un total de 201 de los 350 diputados) votaron a favor de que se tramite la norma, mientras PP y Vox se opusieron acusando a la izquierda de querer ahorrar en sanidad promoviendo la muerte de los enfermos graves.

El debate, en el que se hicieron repetidas menciones a casos famosos como el de Ramón Sampedro (llevado al cine en la película Mar adentro) fue tenso, como viene siendo habitual en el inicio de la legislatura. La exministra Luisa Carcedo, la encargada de defender la iniciativa por parte del PSOE, argumentó que "el dolor y el sufrimiento humanos no tienen ideología", y pidió el apoyo a la norma para instaurar un "nuevo derecho" que, según insistió en varias ocasiones, será completamente voluntario: "Quien quiera, que lo use, y quien no quiera, que no lo use".

Pero PP y Vox se opusieron frontalmente a una iniciativa que, según denunciaron, promueve la muerte. Y compitieron entre sí por ver cuál de los dos mostraba una posición más dura contra la proposición de ley.

"Que Dios los perdone"

El primero en intervenir fue el diputado del PP Ignacio Echániz, que acusó al Gobierno de querer hacer "recortes sociales con la excusa del derecho a morir", calificó el texto como un instrumento de "ingeniería social" bajo el que "subyace" la pretensión de ahorrar, e incluso dijo que supone una suerte de "solución final": el término utilizado en la Alemania nazi para referirse al exterminio de los judíos.

Ante esa dura intervención, la diputada de Vox Lourdes Méndez Monasterio dobló la apuesta asegurando que el Gobierno plantea la eutanasia como "la respuesta que se les ocurre para un sistema quebrado de pensiones". 

Pero, además, la diputada denunció que "el Gobierno sociocomunista quiere manifestar un poder supremo sobre la vida y la muerte de sus súbditos", y aseguró que la norma, de aprobarse, convertiría al Estado en un ente "totalitario", una "máquina de matar" con los médicos como "verdugos". "A quienes vayan a aprobar esta ley, que Dios los perdone", finalizó su intervención Méndez Monasterio.

Bronca en la intervención de Echenique

"Qué falta de escrúpulos, qué cosas más repugnantes tenemos que oír a veces", lamentó en respuesta el portavoz de Podemos, Pablo Echenique, que pidió al Congreso que esté "a la altura" y señaló que la eutanasia "no puede ser un delito que conlleve seis años de prisión". Algún diputado de la bancada derecha le espetó "es repugnante que tú defiendas esto", lo que provocó un fuerte enfado de Pablo Iglesias. 

Echenique aseguró que "los cuidados paliativos no garantizan la muerte digna" en todos los casos, y puso como ejemplo el caso de Ramón Sampedro. "Sampedro no sufría dolores insoportables, por lo que no necesitaba cuidados paliativos. Sin esta ley, el caso de Sampedro no hubiera tenido acogida legal", apuntó el portavoz morado, que aseguró que "la posición de la derecha en la eutanasia es que se joda Ramón Sampedro".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento