Fulgencio se despide como delegado del Gobierno en la Comunitat: "Hemos sido un instrumento de resolución de conflictos"

El hasta ahora delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, ha asegurado que abandona el cargo con la sensación de que en estos veinte meses la institución ha servido como "instrumento de resolución de conflictos y al servicio de los ciudadanos".
El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, en una imagen de archivo
El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, en una imagen de archivo
DELEGACIÓN DEL GOBIERNO - Archivo

Ha reconocido que tiene "cierto grado de insatisfacción" por no haber podido resolver algunos proyectos y por sucesos "conmovedores", pero también ha destacado que se va "con los deberes hechos" en cuanto a la solución de conflictos de competencias entre las administraciones central y autonómica, que han pasado de 67 a cero, ha remarcado.

Así lo ha aseverado Fulgencio a los medios de comunicación en el que ha sido su último acto como delegado -la inauguración de las jornadas formativas de lucha contra la violencia de género que organiza la Guardia Civil-, puesto que ya se le comunicó anoche "formalmente" que va a ser cesado.

Fulgencio ha agradecido la confianza depositada en su momento en él por el Gobierno de España y su presidente, Pedro Sánchez, y ha comentado que ha sido una oportunidad "gratificante" y un tiempo en el que "ha pasado de todo: tres convocatorias electorales, el traslado de la propia Delegación, efectos climatológicos devastadores en varias ocasiones y sucesos que nos han conmovido el alma como los de los niños de Godella o la joven Marta Calvo", ha citado.

Ha reivindicado que durante su etapa él y su equipo -junto a todos los funcionarios y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y el Ejército a los que ha dado las gracias por su ayuda- han tratado de desarrollar la Delegación como "un instrumento útil al servicio de los ciudadanos".

"TENEMOS LOS DEBERES HECHOS"

Ha destacado especialmente que cuando accedió al cargo "había 67 conflictos de competencias con la Generalitat Valenciana a los que se sumaron unos 8 o 9 y cuando le entregue la carpeta a mi sucesora estará vacía". "Tenemos los deberes hechos", ha manifestado el hasta hoy delegado, que también ha resaltado la contribución a la "eliminación de la conflictividad con los ayuntamientos".

Esa voluntad de diálogo, ha continuado, se ha mantenido con "aquellos que han discrepado" en manifestaciones para presentar reivindicaciones "justas" y a los que "hay que escuchar".

También se ha mostrado orgulloso de haber trabajado para "recuperar la convivencia en las calles en València durante el 9 d'Octubre, un reto apasionante y necesario para que aquellos que quieren hacer de un día festivo su manifestación de odio y virulencia no lo consiguieran".

En el 'debe', Fulgencio ha admitido "un cierto grado de insatisfacción por no haber podido resolver muchos proyectos por el camino que supongo que mi sucesora desarrollará con mucho más acierto y capacidad pero quiero mostrar mi cariño a los funcionarios, fuerzas de seguridad, UME, Defensa y subdelegados que nos han permitido que en estos veinte meses hayamos tenido una mejor calidad de vida".

Cuando se le ha planteado si cree que puede tener cabida en algún otro puesto de la administración, ha comentado que "en este momento esa no es una cuestión".

"Esto es un cese de muchos de los delegados, -ha continuado- es un criterio político y, en un principio, yo estoy al servicio del Gobierno y de mi partido, mi partido lo sabe bien, y si se produce alguna circunstancia la valoraré con espíritu de servicio y lealtad al Gobierno".

No obstante, no ha escondido que su deseo era continuar al frente de la Delegación porque "ayuda a que funcionen tantas cosas que es apasionante". "No me planteo nada, será el Gobierno quien haga el planteamiento si así lo considera y lo estudiaría en su justa medida", ha concluido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento