Las multas a motos mal aparcadas en Barcelona se intensifican en 10 zonas

  • Hasta que acabe el año, la Guardia Urbana endurecerá su actuación en 40 puntos más.
  • El objetivo es descongestionar las aceras.
Dos motos en Barcelona.
Dos motos en Barcelona.
ACN

Los motoristas tendrán que ir con especial cuidado por Barcelona de ahora en adelante, porque el Ayuntamiento tiene previsto endurecer la persecución a las motos mal estacionadas en las aceras desde febrero y hasta que acabe el año. Lo ha explicado este lunes la concejal de Movilidad, Rosa Alarcón, que ha detallado que cada dos meses la Guardia Urbana multará de forma intensiva en 10 puntos de cada uno de los 10 distritos de la ciudad, de forma que cuando finalice 2020 se habrá actuado en 50 lugares.

Antes, sin embargo, se desplegarán informadores en estos espacios para hacer "pedagogía", después habrá un periodo de avisos por parte del cuerpo policial y posteriormente –está previsto que dentro de unas dos semanas– se impondrán las sanciones, con un importe de hasta 100 euros, y actuará también la grúa.

Los 10 primeros puntos donde se intervendrá serán la avenida Francesc Cambó, la calle Girona entre Diputació y Consell de Cent, la plaza de Joan Peiró, Sabino Arana con la Gran Via Carles III, Borí y Fontestà con Can Rabia, la plaza del Nord, la Font d'en Fargues con el paseo Maragall, Fabra y Puig con Teide, Neopàtria entro Fabra y Puig y Rovira y Virgili y Bolivia entre Roc Boronat y Ciutat de Granada.

Se trata de una actuación que se enmarca en la campaña Ciudad de Peatones, que se inició el diciembre de 2017, se ha llevado a cabo en diferentes fases de forma intermitente y ha permitido reducir un 44% las motos mal aparcadas en las aceras donde se ha llevado a cabo.

Este año, a la acción en toda la ciudad se sumará una específica en la Vila de Gràcia, puesto que en este barrio, ha señalado el concejal del distrito, Eloi Badia, se detectan "más de 2.000 motos en el día" mal estacionadas a las aceras, la mayoría estrechas.

Se ha dividido toda la zona en siete ámbitos de actuación y en paralelo a lo que se haga al resto de Barcelona, se intervendrá en estos puntos siguiendo el mismo procedimiento. El primer espacio que se abordará será el interior del perímetro comprendido por la Travessera de Gràcia, Gran de Gràcia, la Diagonal y la Via Augusta, con una alta densidad de escuelas y donde se han llegado a detectar 150 motos estacionadas incorrectamente en un día. Este lunes se han desplegado los informadores y una vez finalicen su tarea, la Guardia Urbana empezará con los avisos, para posteriormente denunciar y retirar los vehículos mal aparcados. Después, dentro de dos meses, se empezará a actuar en otra zona del barrio.

De acuerdo con la Ordenanza de Vehículos y Peatones de Barcelona, cuando no hay posibilidad de aparcar en la calzada y siempre que la señalización no lo prohíba, las motos pueden estacionar en las aceras si estas tienen más de tres metros de ancho y se cumplen una serie de condiciones.

En aquellas de entre tres y seis metros de anchura se tiene que hacer en paralelo a las mismas y a más de medio metro de su límite, sin entorpecer el acceso a contenedores, papeleras o parquings. En aceras de más de seis metros, en cambio, la ordenanza establece que hay que estacionar en semibatería y que tienen que quedar un mínimo de tres metros sin obstáculos para el paso, como por ejemplo terrazas de bares.

Según datos municipales del parque móvil de la ciudad, en Barcelona hay unas 262.000 motos. Las plazas señalizadas en superficie para estacionarlas son unas 70.000, que se suman a unas 105.000 no señaladas en las aceras donde está permitido estacionar y a las que están en aparcamientos subterráneos de pago. El total, pues, es de 175.000 plazas en la vía pública para 262.000 motos.

Para que haya espacio para todos estos vehículos, ha señalado Alarcón, está previsto ampliar las plazas señalizadas en la calle a lo largo del mandato, y se ha "hablado" con los operadores de los parquings que hay bajo tierra para que habiliten más espacio por motocicletas y ciclomotores. Aun así, ha asegurado la concejal, "en muchos casos" en estos aparcamientos de pago la ocupación está "por debajo del 50%".

Para ahorrarse pagar, para mejorar la calidad del aire y para recuperar el espacio peatonal, Alarcón ha hecho un llamamiento a los motoristas a "intentar coger el transporte público o andar". "Es necesario un cambio cultural", ha dicho.

Reunió del sector del ‘motosharing’

Los operadores actuales de motos de uso compartido de Barcelona se han reunido este lunes por la tarde para valorar la adjudicación de las licencias del Ayuntamiento. El Consistorio otorgó el viernes 6.958 a 21 empresas . eCooltra, Scoot, Acciona, Movo y Yego prevén una acción conjunta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento